Salud

Anemia, la enfermedad de la hemoglobina

Ignacio Casanueva

Sábado 20 de junio de 2020

2 minutos

Los niveles de hemoglobina en sangre son varían de 13 a 11 g/dl en adultos

Anemia, la enfermedad de la hemoglobina

Una de cada cuatro personas padece anemia. Estas cifras las recoge la Organización Mundial de la Salud para ilustrar la importancia de esta patología en la población, ya que afecta a más de 1600 millones de personas en el mundo.

Esta enfermedad se origina con el descenso de los niveles de hemoglobina (Hb) y de los glóbulos rojos en la sangre. Y es que los valores considerados como normales para cada persona son: en hombres adultos 13 g/dl, en mujeres adultas 12g/dl y en embarazadas 11 g/dl. Unas cifras que sirven de guía ya que varían en función de la edad, el sexo y otros factores como el estado físico o de salud.

La importancia de la hemoglobina radica que en es la encargada de transportar el oxígeno por las ventas desde los pulmones hasta el resto de los tejidos del organismo, así como del dióxido de carbono hasta los pulmones para que estos lo eliminen. Además, esta proteína es la que se encuentra en el interior de los glóbulos rojos y le da su característico color, tiñendo por tanto de rojo la sangre.

bigstock Infographic Image Of Anemia Is 275558515

La anemia suele manifestarse con una serie de señales muy características, aunque no siempre aparecen todas ellas. Entre las más comunes están:

  • Las manos y los pies fríos, incluso cuando estamos en un ambiente cálido
  • Mareos y dificultad de respirar. La respiración puede llegar a ser acelerada.
  • Cansancio excesivo
  • Palidez en la piel: podemos darnos cuenta por el color de la zona que rodea al ojo, las encías o debajo de las uñas
  • Palpitaciones y dolores en el pecho y de cabeza
  • Presión arterial baja

Las razones por las que padecemos esta enfermedad pueden ser múltiples, por lo que siempre es recomendable acudir a un profesional sanitario para que nos realice una evaluación y un diagnóstico para conocer la causa exacta. Entre ellas podemos encontrar:

  1. Pérdidas de sangre por cualquier motivo, aunque entre las que podemos encontrar estar la menstruación
  2. Desequilibrios en la alimentación, lo cual provoca una bajada de vitaminas y minerales como el hierro
  3. Baja producción de glóbulos rojos, o por el contrario una destrucción acelerada de ellos
  4. El consumo de algunos fármacos como pueden ser algunos antibióticos y antiinflamatorios. Si coincidiera esta patología con el consumo de estos medicamentos, el médico los sustituiría por otros de acción similar.

La anemia no es una enfermedad mortal ni contagiosa, pero sí que en algunas ocasiones puede darnos sustos o llevarnos a sufrir alguna complicación. Mantenerla a raya bajo el consejo de un experto siempre será lo más recomendable.

0

No hay comentarios ¿Te animas?