Salud

Antiácidos sin efectos secundarios: ¿cuáles son los más aconsejables para las personas mayores?

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Jueves 16 de enero de 2020

3 minutos

Son medicamentos eficaces frente a problemas digestivos, pero también tienen contraindicaciones

Antiácidos y posibles efectos secundarios

Acidez, reflujo y digestiones pesadas que afectan a nuestro aparato digestivo son algunas de las patologías frecuentes que pueden surgir en un momento determinado, provocando un serio malestar. En muchos casos, recurrir a un antiácido en un remedio tan sencillo como eficaz, pero tomarlos de forma habitual, sin que lo haya indicado un médico, no siempre es lo más aconsejable.

¿Los antiácidos son recomendables para un adulto mayor?

Como explican los expertos, la función de un producto o medicamento de este tipo es neutralizar la excesiva presencia de ácidos estomacales y sus posibles efectos. Además de las clásicas sales que ayudan con las digestiones difíciles, entre ellas el bicarbonato presente en muchos hogares, también tienes hay disponibles medicinas con las que lograr un efecto similar, muchas de las cuales pueden adquirirse sin receta médica.

No todos estos fármacos funcionan igual. Por eso, lo primero que hay que dejar claro es que si las molestias digestivas son presistentes, la consulta con el especialista es esencial para determinar qué las causa, porque su origen puede estar en enfermedades que requieren un tratamiento que va más allá de los antiácidos, como la Enfermedad por Reflujo Gastroesofágico (ERGE), la esofagitis o el esófago de Barret.

También hay que aclarar que un antiácido no es lo mismo que lo que generalmente consideramos un protector del estómago, como el conocido omeprazol, porque su función principal no es crear una "capa" que evite que la mucosa pueda ser dañada por el efecto de los ácidos, sino impedir que estos se sigan produciendo y logren ascender a través del esófago.

Antiácidos: sales de bicarbonato de sodio

¿Qué antiácidos existen?

Las sales de acción rápida son las más utilizadas para el alivio puntual de las molestias que puede producir una comida demasiado copiosa o picante, y también cuando el llamado ardor de estómago resulta evidente y difícil de soportar.

En general, estas sales actúan con eficacia, pero en algunos casos sus resultados no son demasiado duraderos y las molestias pueden volver a aparecer pasadas unas horas, incluso con mayor intensidad, en cuyo caso se habla de efecto “rebote”. Sucede con frecuencia con el tradicional bicarbonato de sodio. La acción de estas sales se centra en aumentar el grado de alcalinidad del pH de los líquidos de nuestro estómago, como fórmula básica para que la acidez se reduzca.

Los mismos principios que contienen estas sales a base de sodio o calcio también están presentes en antiácidos en forma de sobres o pastillas, de marcas muy populares como Gaviscón, Almax o Rennie. Son un buen remedio para un empacho puntual, pero como señalan especialistas de la Fundación Española del Aparato Digestivo (FEAD @saludigestivo), recurrir a ellos con excesiva frecuencia no es lo más aconsejable, sobre todo si se padecen problemas de retención de líquidos hipertensión.

En el mismo sentido, la Fundación Española del Corazón (@cuidarcorazon) recuerda que el sodio no es el mejor aliado de la salud cardiovascular y, en caso de cardiopatías, es importante vigilar su presencia en la dieta, incluyendo el control de los medicamentos antiácidos y productos a base de bicarbonato de sodio.

Antiácidos: efectos secundarios

Para tratar los problemas digestivos también existen los medicamentos antiH2, que además de calmar la acidez consiguen aliviar las posibles lesiones que pueda presentar la mucosa gástrica. Debe ser el médico quien los recete, ya que según su composición algunos podrían estar contraindicados en personas que siguen un tratamiento con anticoagulantes.

En las últimas décadas, muchas de las molestias relacionadas con las malas digestiones derivadas de la acidez, han encontrado la mejor solución en los medicamentos inhibidores de la bomba de protones, cuya misión es controlar la producción excesiva de ácidos. Aunque algunos de estos fármacos pueden adquirirse sin receta, la Asociación Española de Gastroenterología (@egastro) insiste en la necesidad de una consulta médica antes de tomarlos por cuenta propia.

Precauciones y posibles efectos secundarios

Cualquier medicamento actúa en el organismo y no puede ingerirse sin conocer previamente todos sus efectos. Además de los casos ya señalados, en los que un antiácido determinado podría resultar desaconsejable, la Sociedad Española de Medicina Interna (@Sociedad_SEMI) recuerda que algunos fármacos, en casos concretos, pueden provocar o incrementar el deterioro óseo. Por lo que si se padece osteoporosis, es importante exponer al especialista la necesidad de tomar algún medicamento contra la acidez o el ardor antes de adquirir uno que quizás no sea el más adecuado.

Hay que insistir en que los efectos secundarios de estos productos pueden no sentar bien. Dependiendo de su composición, algunos pueden favorecer un episodio puntual de estreñimiento y otros, en cambio, justo lo contrario, sobre todo si se toma en dosis elevadas. Hay antiácidos diseñados para después de las comidas y otros que requieren esperar un tiempo para que su ingesta sea más eficaz. Ante tantas posibilidades, consultar con el farmacéutico es una premisa básica para evitar contratiempos.

0

No hay comentarios ¿Te animas?