Salud

Cómo afecta la ola de calor a las personas mayores

Ramón Sánchez-Ocaña

Lunes 24 de junio de 2019

3 minutos

Precaución con los enfermos encamados, personas mayores y los consumidores habituales de fármacos

Llega la ola de calor: ¡precaución!

Los efectos de una ola de calor pueden ser graves en determinados casos y para ciudadanos concretos, como los enfermos crónicos, los que guardan cama, los menores de cuatro años y los que padecen alguna enfermedad mental u obesidad.

La Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (@semfyc) señala que quien consume medicamentos de forma habitual debe acudir a un centro de salud ante los primeros síntomas de malestar ya que puede ser necesario el ajuste de las dosis de algún fármaco. Y señala por ejemplo, que esto puede ocurrir en pacientes con demencia o alzhéimer, en pacientes con párkinson, los que tienen depresión u otras enfermedades mentales, los hipertensos y diabéticos y los que padecen insuficiencia renal crónica. Entre los fármacos que quizá necesiten revisiones en las dosis por el calor, figuran por ejemplo los diuréticos, los antihistamínicos que se recetan para paliar las alergias, y los que se prescriben para enfermedades mentales. También el abuso de sustancias tóxicas como el alcohol y la cocaína, aumenta el riesgo.

Ola de calor y personas mayores

Para la población general, los médicos comunitarios y de familia, recomiendan beber mucho líquido, protegerse del sol, ventilar adecuadamente los espacios, prestar atención a las personas mas frágiles  como  niños y ancianos y, en definitiva, actuar con sentido común sin confiarse en exceso. Sin duda, la mejor manera de evitar las posibles consecuencias del calor es conocer cuales son los riesgos y actuar de manera anticipada para prevenirlos.

Situaciones de riesgo

  • Alcanzar una temperatura superior a los 36 grados mantenida durante varios días seguidos.
  • Alta humedad en el ambiente, que origina sensación permanente de piel mojada.
  • Los días con escaso viento que dificultan la aireación.
  • Habitar en viviendas muy calurosas, situadas en pisos altos y que tienen dificultades para su ventilación o que no disponen de aire acondicionado.
  • Realizar ejercicio físico o trabajos pesados expuestos durante muchas horas al exceso de calor.
     
    Ola de calor y personas mayores

Medidas de prevención

  • Beber de manera abundante aunque no se tenga sensación de sed.
  • Evitar comidas grasas y demasiado abundantes y aumentar la ingesta de frutas y verduras para reponer sales minerales que se pierden con el sudor.
  • En la casa, evitar la entrada de sol y calor. Deben mantenerse las persianas bajadas e incluso cerrar las ventanas si el aire de la calle es muy caliente. Cuando llegue la noche hay que procurar subir todas las persianas y abrir las ventanas.
  • No debe dejarse en los vehículos ni a niños ni a personas mayores.
  • En cuanto a la actividad, evitar esfuerzos físicos que generen intenso sudor. Si se hacen es mejor aprovechar la primera o la última hora del día.
  • Y en cuanto al vestido hay que protegerse del sol con un sombrero o gorra y llevar ropa ligera que transpire. Es mejor utilizar vestidos anchos y zapato cómodo.
     
    Ola de calor y personas mayores

Atención, hipertensos

El calor no afecta a todos en igual medida. La Sociedad y la Liga Española contra la Hipertensión Arterial (@SEHLELHA140_90) llama la atención de quienes tienen la tensión alta. Y sobre todo si son ancianos, dos circunstancias que suelen ir de la mano, ya que cerca del 70% de los mayores de 60 años son hipertensos. Las personas mayores tienen el mecanismo de regulación de sudoración deteriorado. Si además es hipertenso es muy probable que presente problemas cardiacos, renales y de vascularidad asociados, por lo que la dificultad para deshacerse del calor se ve aumentada. Como además se debe estar medicando (y se suelen incluir diuréticos) los hipertensos deben tomar líquidos con frecuencia cuando el calor es grande, porque a la pérdida de agua que se produce por la sudoración, hay que añadir la que se origina por la diuresis que provocan los fármacos. Y no tomar alcohol, porque actúa sobre la hormona antidiurética a nivel cerebral e impide su actividad, de manera que se orina mas.

Nada de alcohol

Por otra parte tenemos la costumbre de tomar en estas fechas cerveza o el llamado tinto de verano. En dosis razonables no están desaconsejadas pero hay que tener cuidado si hace mucho calor. No se puede olvidar que el alcohol es un generador interno de calorías y además actúa sobre la hormona antidiurética a nivel cerebral impidiendo su actividad. Como consecuencia produce mayores deseos de orinar y favorece por tanto la deshidratación, lo que puede complicar la situación.

Dolor de cabeza

Doce de cada cien españoles sufre migrañas, una dolencia que se puede agudizar con la llegada del verano. Y es que el calor y el inicio de las vacaciones pueden repercutir en el migrañoso, habitualmente muy sensible a las altas temperaturas. Los episodios de calor aumentan el dolor de cabeza. Y hay que advertir a todos los que son propensos a él que no se expongan prolongadamente al sol y que desde luego se protejan con una gorra o con un sombrero.

…Y la piel

También debe saberse que las altas temperaturas aumentan el número de irritaciones en la piel; porque, por ejemplo, el contacto con algunos tipos de plantas produce picor y reacciones cutáneas. Se descubren mas zonas de piel y hay que tener un especial cuidado con los niños, que se convierten en el blanco preferido de los insectos.

0

No hay comentarios ¿Te animas?