Salud

Consejos para disfrutar de una ducha saludable

Rosa Roch

Foto: BigStock

Sábado 29 de agosto de 2020

1 minuto

Ducharse mucho o usar gel inadecuado pueden cambiar el pH de la piel y hacerla sensible a bacterias

bigstock Relaxing Woman In Bathroom Hol 317584801
Rosa Roch

Foto: BigStock

Sábado 29 de agosto de 2020

1 minuto

Respecto a otros países occidentales, España es el que cuenta con un mayor número de duchas diarias, no obstante, hay que tener en cuenta que, si bien ducharse es necesario, un exceso puede ser perjudicial.

Sobre la duración y la frecuencia de las duchas, la doctora Deysy E. Cieza Díaz, médico adjunto del Servicio de Dermatología del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz, en Madrid advierte que “No existe una regla oficial, la mayoría lo hacemos una vez al día por higiene y porque nos relaja. Lo que hay que tener en cuenta es que las duchas frecuentes y largas, además de no ayudar al medio ambiente, deterioran el manto lipídico de nuestra piel, favoreciendo la sequedad de esta, el picor y las dermatitis”.

Hay que recordar que una de las principales funciones de la piel, además de regular la temperatura de nuestro y mantener su hidratación, es protegerlo de los agentes externos patógenos. La piel está recubierta por una capa lipídica con un pH de 5,5 aproximadamente. No alterar el estado natural de su acidez y conservar el manto de grasa natural es de suma importancia para que la piel cumpla su función protectora.

Para ello hay que tener en cuenta que, como advierten desde la Academia Americana de Dermatología (AAD) (@AADskin) y desde la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) (@aedv_es), cada vez que nos duchamos perdemos alrededor del 25% de la hidratación natural de la piel. Por este motivo es básico utilizar productos específicos que cuiden e hidraten la piel después de cada ducha, o baño, como son las cremas hidratantes y aceites fáciles de extender y de una rápida absorción.

 

bigstock Cropped View Of Young Adult Gi 341792638

 

Para que la ducha sea saludable hay que tener en cuenta estas consideraciones:

  • Según la OMS (@WHO), la duración máxima de 5 minutos. Además, alargar el tiempo de la ducha, aparte de contraproducente, es no hacer un uso sostenible del agua y de la energía.
  • Un agua alcalina también puede ser perjudicial, ya que puede alterar el pH ácido natural de la piel. En poblaciones donde el agua del grifo es alcalina, es conveniente la instalación de un descalcificador y si no es posible, tener en cuenta este dato para poder encontrar el equilibrio del pH de la piel.
  • Utilizar un jabón neutro y sin perfume. Hay que desterrar la idea de que si un jabón no huele bien o no hace mucha espuma, no limpia bien.
  • La piel no hay que friccionarla, ni usar esponjas agresivas. De hecho, con realizar masajes suaves con la mano enjabonada es suficiente, aunque si se desea usar esponja, mejor que sea natural y suave.
  • Incidir en las zonas que pueden verse más afectadas por el mal olor: axilas, zona inguinal, genitales y pies.
  • Secar bien la piel, especialmente en las zonas con pliegues.
  • Usar crema hidratante o aceite para el cuerpo tras la ducha para mantener la piel hidratada

 

Tan malo es no ducharse como hacerlo en exceso, por eso, dependiendo de la edad, la actividad y la propia persona, hay que encontrar el equilibrio adecuado entre una higiene correcta o un exceso de higiene

Así, la ducha ideal es una vez al día, corta, con agua templada y geles sin jabón. Que contengan productos dermoprotectores o aceites especiales.

Finalmente, teniendo en cuenta la situación de pandemia por Covid-19 que se está viviendo a nivel mundial, algunos dermatólogos recomiendan una ducha extra al llegar a casa en verano, ya que la exposición de la piel a superficies que pueden estar contagiadas es mayor.

Escribe tu comentario aquí 0
0

No hay comentarios ¿Te animas?