Cuídate

Consejos para aplicar y sacar partido a tu base de maquillaje si has cumplido los 60

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Martes 24 de septiembre de 2019

2 minutos

Un cosmético de este tipo es el mejor aliado para cuidar la piel madura y lucirla sin complejos

Base de maquillaje

Corregir pequeñas imperfecciones cutáneas y potenciar los rasgos más bonitos del rostro, ese es el objetivo de un buen maquillaje a cualquier edad. El primer paso para lograrlo es cuidar la piel a diario, combinando limpieza profunda, hidratación y nutrición, y acertar a la hora de elegir la base de maquillaje adecuada.

Como apuntan expertos en maquillaje, una base con la textura y el tono adecuados es todo lo que necesitas para aportar uniformidad al rostro, evitando el desfavorecedor efecto “máscara”, que se produce cuando la base remarca las arrugas de expresión, o dejando claro que el color de tu cara poco tiene que ver con el de tu cuello o escote.

Textura y color para resultados perfectos

A la hora de elegir una base de maquillaje, debes optar por una que te aporte “buena cara”. Nada más. No se trata de añadir color extra ni de sepultar tu propia piel hasta el punto de no dejarla respirar. Para pieles maduras, elige preferiblemente bases de maquillaje fluidas o semi-líquidas. Una en crema o de tipo barra resultará demasiado densa para mejorar tu imagen con un acabado natural, respetando las propias necesidades de la dermis.

Base de maquillaje

En cuanto al tono, simplemente prueba. La mejor base es aquella que no se nota porque se asemeja al tono natural de la piel. Para comprobarlo y acertar, aplica una cantidad mínima en la cara interna de la muñeca o en la zona de la mandíbula que cierra el óvalo facial. Extiende bien el producto y si pasados unos minutos te resulta difícil encontrar la diferencia entre la piel que lleva base y la que no, esa es la tuya.

Merece la pena invertir en productos de calidad, porque la mayoría de las bases actuales incorporan elementos que aportan cuidados extra beneficiosos para la dermis. Comprueba que la que eliges incluye filtros solares, para protegerte de la acción nociva de los rayos UVA, y escoge una que te aporte la suficiente hidratación. No solo cuidará tu piel sino que, además, durará más tiempo en condiciones perfectas, evitando el antiestético efecto “cuarteado”.

A la hora de aplicar la base recuerda que no es un corrector, por lo que no debes poner una cantidad adicional allí donde existan imperfecciones (manchas, arrugas…). Distribuye la medida justa de producto, siempre extendiéndolo de dentro hacia afuera y dejando libre la zona de los ojos. No olvides el área del cuello y si quieres una fijación total, con unos polvos que aporten luminosidad lograrás el efecto deseado.

0

No hay comentarios ¿Te animas?