Cuídate

Errores de maquillaje que te envejecen, ¡evítalos!

Mariola Báez

Sábado 4 de mayo de 2019

1 minuto

Un buen maquillaje debe resaltar la belleza de un piel madura de la manera más natural

Errores de maquillaje que envejecen (bigstock)

Son pequeños detalles que, en ocasiones, repetimos por costumbre sin reparar en que no nos favorecen. El maquillaje de una piel madura nunca debe consistir en enmascarar, bajo una consistente capa de productos cosméticos, los signos naturales del paso del tiempo. La idea es otra. Se trata de potenciar los rasgos más bonitos de tu rostro al tiempo que utilizas técnicas específicas que te permitan suavizar posibles imperfecciones. A veces por intentar “quitarnos años”, conseguimos justo el efecto contrario.

En primer lugar y tal como recuerda la Fundación Piel Sana, una epidermis madura necesita cuidados específicos diarios, especialmente tras la menopausia, porque los cambios hormonales generalmente van a traducirse en una mayor tendencia a la sequedad de la piel. Hidratar el rostro de manera conveniente es la mejor “base de maquillaje” que puedes utilizar para que tu piel presente un aspecto saludable y luminoso como premisa previa a cualquier maquillaje.

Qué hacer y qué evitar frente al espejo

Lograr un maquillaje natural, que potencie los rasgos más bonitos de tu cara disimulando los pequeños defectos, es el objetivo. Para lograrlo. algunos trucos que realmente funcionan y que recuerdan los profesionales del estilismo y de la estética son:

  • Sacar partido a un rostro maduro con el maquillaje depende en gran medida de la base que apliques. Evita elegir una demasiado oscura o con una textura densa en exceso. No creas que la de mayor capacidad para cubrir imperfecciones es la más adecuada, porque podrías caer en el efecto “máscara”, nada favorecedor. Elige una base fluida, de buena calidad, que aporte hidratación extra y que sea de tu mismo tono de piel o uno más claro. Extiéndela bien, escote incluido, y ya tienes el primer paso para un buen maquillaje natural.
  • Los correctores pueden ayudar pero debes utilizarlos lo mínimo posible, aplicándolos únicamente en aquellas áreas del rostro donde las sombras no deseadas resulten evidentes (por ejemplo en el área que bordea la nariz).
  • No descuides bolsas y ojeras. Aquí sí puede ser necesario recurrir a un producto específico que consiga minimizar su presencia en el conjunto de la cara.
  • Respecto a los labios, cuídalos e hidrátalos convenientemente y dales un tono natural acorde con el color de tu piel. Los colores neutros siempre son un acierto: nude, rosa coral, melocotón… y si no te sientes a gusto, un labial, que te aporte un toque de brillo discreto, es más que suficiente. Recuerda que los rojos intensos o los colores más oscuros (marrones fuertes, berenjena…) endurecen el rostro. Si además aplicas perfilador, el resultado puede ser que, visualmente, añadas una década a los años que tienes.
  • Por último, respecto al maquillaje de ojos, en general no conviene sobrecargar. Si quieres aplicar máscara de pestañas para potenciar la mirada, hazlo solo en las superiores y, si perfilas la raya inferior, difuminar, para no marcar demasiado el contorno de tus ojos es también detalle importante. Si quieres dar color a los párpados, utiliza sombra (polvos), no maquillaje en crema, porque este último acentuaría la presencia de posibles arrugas.
Escribe tu comentario aquí 0
0

No hay comentarios ¿Te animas?