Cuídate

Aprobada una toxina botulínica de uso estético con nuevas ventajas

Teresa Rey

Miércoles 20 de marzo de 2019

2 minutos

De momento solo se ha admitido en Estados Unidos, pero se espera que pronto llegue a España

Aprobada una toxina botulínica de uso estético con nuevas ventajas (Bigstock)

Dentro del mundo de la estética el tratamiento con toxina botulínica es uno de los abordajes estrella para luchar contra el paso del tiempo mediante la eliminación temporal de arrugas. En España fue en 2004 cuando se aprobó para su utilización estética, aunque su primer uso en este sentido se produjo de forma casual en el año 1987 por el matrimonio canadiense Carruthers, cuando estaban tratando un caso de estrabismo. Desde entonces su aplicación estética ha ido in crescendo, y han aparecido varias marcas. La última se presenta como una revolución según algunos expertos, se llama Jeuveau y ofrece algunas ventajas respecto a las que hay actualmente en el mercado.

Ventajas de Jeuveau

Jeuveau es un producto de la compañía Evolus de California (Estados Unidos). Es una neuro-toxina purificada de tipo A aprobada por la FDA (la Administración de Alimentos y Medicamento de Estados Unidos) para uso estético el pasado 1 de febrero. Lo que la caracteriza principalmente es que es la única con indicación estética exclusiva. Además, será entre un 25 y 30% más barata, asegura la doctora Josefina Royo de la Torre, directora general de Instituto Médico Láser (IML).

De momento, no está autorizada en España, aunque se espera que se admita en los próximos meses. La doctora Royo de la Torre afirma que se está especulando con la duración de su efecto, que se prevé más prolongado con esta nueva toxina botulínica. “De momento, no se puede confirmar hasta que no se autorice por la Agencia Española del Medicamento, tenga su porfolio europeo correspondiente y contemos con experiencia clínica propia”.

La primera toxina

El primer medicamento que se creó con este principio activo se llamó Botox, de laboratorios Allergan, pero su nombre se popularizó y ahora a todas las toxinas se las llama genéricamente bótox. Actualmente, los médicos estéticos tienen a su disposición distintas marcas con esta toxina, que son fármacos diferentes con un proceso de fabricación y unas características propias, es decir, no son equivalentes.

Cada una de estas toxinas se diferencian en aspectos como la dosis, la duración, la seguridad o las propiedades químicas, entre otros. Es el doctor especializado en medicina estética el que se decanta por una u otra, y este nos la aplica como parte del tratamiento de rejuvenecimiento facial.

La principal zona de aplicación de la toxina botulínica es el tercio de superior de la cara, es decir, para tratar las arrugas de expresión de frente, entrecejo y patas de gallo, principalmente. Aunque también se puede aplicar en otras partes, siempre bajo manos expertas.

0

No hay comentarios ¿Te animas?