Cuídate

Si te acaban de regalar un libro, empieza a leerlo para cuidar la salud de tu cerebro

Mariola Báez

Domingo 5 de mayo de 2019

3 minutos

La lectura no solo entretiene, además estimula la actividad neuronal

El perfil del lector en España: mujer, universitaria, de área urbana y con más de 55 años
Mariola Báez

Domingo 5 de mayo de 2019

3 minutos

Abandonar el hábito de la lectura a medida que cumplimos años no es una buena práctica, porque las páginas de un libro son una excelente herramienta para favorecer el descanso activo. Leer estimula la actividad cerebral tal como señalan médicos del Grupo de Estudio de Conducta y Demencia de la Sociedad Española de Neurología (SEN). Reconocer e interpretar las palabras escritas es un complejo proceso en el que intervienen distintas áreas de nuestro cerebro, por lo que, mientras nos informamos o nos evadimos leyendo un libro, este órgano fundamental trabaja a fondo favoreciendo las conexiones neuronales.

El hábito de la lectura incrementa lo que los expertos denominan reserva cognitiva, un concepto importante relacionado con el volumen cerebral y con la presencia de un mayor número de conexiones sinápticas (entre las neuronas), que podría servir de protección frente al avance de enfermedades degenerativas como el alzhéimer.

Los beneficios de la lectura y algunos consejos para leer mejor

Igual que el ejercicio adaptado a tu condición física es una práctica saludable que favorece el envejecimiento activo, la lectura es una buena manera de “entrenar” el cerebro. Leer, además, favorece la concentración, y al mismo tiempo ayuda a la relajación en situaciones de nerviosismo y estrés. Se trata de un hábito siempre enriquecedor que mejora la empatía, porque leer hace que conozcas la vida o la historia de personas, quizá muy distintas a ti, y esto hace más sencillo el hecho de poder ponerte en el lugar de los demás.

Para sacar provecho de la lectura sin que tus ojos sufran, los expertos recuerdan la importancia de leer con una luz adecuada, que posibilite una visión nítida sin exigir esfuerzo extra a los ojos a la hora de enfocar. En este sentido, también es importante elegir un libro (o ebook) con una tipografía y tamaño de letra apropiados, que te permitan poder leer manteniendo una distancia mínima entre el libro y tus ojos (35-40 centímetros).

Por último, la Sociedad Española de Oftalmología, insiste en la importancia de hacer descansos de unos minutos durante una lectura prolongada, ya que, mantener la vista fija durante un periodo de tiempo largo puede reducir la frecuencia del parpadeo y provocar molestias como la fatiga ocular, la irritación o incluso provocar o acentuar el síndrome del ojo seco.