Cuídate

Mascarillas naturales para sacar lo mejor de cada tipo de cabello

Mariola Báez

Domingo 14 de abril de 2019

2 minutos

Aportar hidratación y nutrición a las fibras capilares es garantía de un pelo más bonito y más sano

Mascarillas naturales cabello  (bigstock)

A medida que pasan los años, el cabello tiende a perder parte de su vitalidad y brillo natural. El pelo se vuelve más fino y la tendencia al encrespamiento no es algo extraño, incluso en personas mayores que siempre han tenido una melena lisa.

Todos estos síntomas, que se manifiestan en menor o mayor grado, pueden mejorar de manera notable con cuidados específicos. En primer lugar, cualquier variación anormal y significativa que afecte al cabello o al cuero cabelludo merece una consulta con el dermatólogo, no solo por una cuestión estética, sino porque estas anomalías pueden indicar patologías fácilmente corregibles. Caída del cabello en exceso, picor o enrojecimiento en el cuero cabelludo, caspa… pueden necesitar algún tratamiento específico

Mascarillas capilares sencillas y útiles para cuidar tu pelo

Si tu cuero cabelludo está perfectamente, pero notas que el pelo está más quebradizo, más seco o más apagado tienes a tu alcance magníficos productos cosméticos pero no debes olvidar que, también, con sencillos ingredientes es muy fácil hacer mascarillas realmente eficaces porque se basan en nutrientes y principios activos de alimentos y plantas que probablemente tengas a mano.

Existen multitud de mascarillas capilares que puedes preparar atendiendo a tu tipo de cabello y también a las características que presente tu cuero cabelludo, algunas de las “infalibles” son:

  • Aceite de oliva y huevo. Mezcla 4 cucharadas de aceite de oliva con la yema de un huevo ligeramente batida. Aplica la mascarilla después de lavar el cabello y repártela de manera homogénea, masajeando con suavidad el cuero cabelludo. Déjala actuar al menos 15 – 20  minutos (puedes recoger el pelo y evitar el goteo con ayuda de un gorro de baño). Aclara con agua abundante para eliminar cualquier resto y seca con toalla sin restregar. Tu cabello estará profundamente nutrido.
  • Aceite de almendras y aguacate. Se trata de una mascarilla con la que hidratar en profundidad la fibra capilar que, además, proporciona excelentes resultados antiencrespamiento. Añade a medio aguacate triturado unas cucharadas de aceite de almendras hasta formar una mezcla que te resulte fácil de aplicar por todo tu pelo. Extiéndela 30 minutos antes de la ducha y, pasado este tiempo, lava tu cabello normalmente aclarándolo bien. 
  • Brillo extra. Si lo que quieres es que tu pelo luzca más suave y sobre todo más brillante de manera natural, sin coloración extra, prueba con una simple mascarilla capilar hecha con medio plátano triturado y una clara de huevo batida. Si el tono de tu cabello es claro, canas incluidas, recurre a esta mezcla y utilízala como acondicionar para después del lavado. Notarás el pelo más brillante.
  • Infusión de romero, aloe vera y unas gotas de limón. Especialmente indicado si tienes el cuero cabelludo graso. La planta del romero posee propiedades tonificantes, ideales para reactivar la circulación de la zona; el aloe es un poderoso “antibacteriano” natural, y el limón, ya sabes, ideal contra la grasa, así que esta sencilla mascarilla puede mejorar problemas de picor, enrojecimiento o presencia de pequeñas heridas en el cuero cabelludo dejando, además, tu pelo limpio y sedoso. Lo ideal es aplicarla horas antes del lavado para que resulte más eficaz.
0

No hay comentarios ¿Te animas?