Cuídate

Los peligros de abusar de la sal en el caso de las personas mayores

Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Miércoles 31 de julio de 2019

1 minuto

La OMS cifra en menos de 5 gramos al día la cantidad suficiente, y saludable, para un adulto

Los peligros de abusar de la sal en el caso de las personas mayores

Ya lo advierte la Organización Mundial de la Salud (@WHO), el consumo de sal por debajo de los 5 gramos diarios en el adulto contribuye a disminuir la tensión arterial, así como el riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular, insuficiencia hepática o patologías del riñón. Buenas razones para que todos, pero especialmente las personas mayores, no agiten tanto el salero en las comidas y no abusen de este condimento.

Los peligros que esconde el abuso de sal en las comidas

Casi la mitad de la sal está compuesta por sodio, un electrolito necesario para nuestro organismo como lo es también el potasio, el calcio o el fósforo, entre otros nutrientes. Sin embargo, los excesos, como todo en esta vida, nunca son buenos. Y en el caso de la sal ya se ha comprobado que tampoco.

Además de esos efectos negativos antes señalados para las personas mayores, el abuso de la ingesta de este condimento hace que el riñón no pueda eliminar toda la sal que nos sobra con lo que el cuerpo retiene líquidos, sobre todo en la zona de las piernas. La retención de agua que supone este abuso de sal hace que, además, se produzca un aumento del peso corporal al tiempo que obliga a corazón, hígado y riñones a trabajar por encima de sus capacidades para eliminar ese exceso. Además, abusar de la sal hace que bebamos menos agua en las comidas, al contrario de lo que se pueda pensar. 

Los peligros de abusar de la sal en el caso de las personas mayores

Pero tampoco nos vayamos al extremo contrario, a no consumir nada de sal. La falta de sodio en nuestro organismo está relacionada con la aparición de dolores de cabeza, náuseas o fatiga. Por lo tanto, lo mejor es que las personas mayores, y todos en general, lleven una dieta baja en sal con algunas recomendaciones:

  • Reducir poco a poco la sal en nuestros platos dándole una oportunidad a otro tipo de especias para que los platos sean igual de sabrosos.
  • Evitar aquellos alimentos o productos demasiado salados como aperitivos, salsas o precocinados. 
  • Lo mejor es añadir la sal una vez que la receta esté lista en el plato, no mientras la estamos cocinando ya que se nos puede ir la mano.
  • Apuesta por un mayor consumo de frutas y verduras en tu menú semanal. 
 
0

No hay comentarios ¿Te animas?