Cuídate

Pérdida de peso en personas mayores, ¿cuándo hay que preocuparse?

Mariola Báez

Domingo 5 de mayo de 2019

2 minutos

Evitar la malnutrición es objetivo prioritario a la hora de prevenir numerosas enfermedades

¿Qué hay de cierto en los parches que prometen ayudarnos a adelgazar?

Para cualquier persona, y especialmente para adultos mayores, tan perjudicial puede resultar la obesidad y sus consecuencias, como la pérdida progresiva de peso sin motivo aparente, que puede ser un síntoma o aviso de alguna patología no detectada o, simplemente, la señal más evidente de que la dieta que se está siguiendo no es la adecuada para cubrir las necesidades nutricionales que garanticen el buen estado del organismo y el correcto desarrollo de todas sus funciones.

La Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG) insiste en la importancia que tiene seguir una dieta variada y saludable y recuerda que las consecuencias de la malnutrición en personas mayores son serias.

A determinadas edades, una disminución del apetito es relativamente normal. El hecho de realizar una actividad física menos intensa, la dificultad a la hora de preparar los alimentos, sobre todo si existen problemas de movilidad, o algunas enfermedades que hacen difícil comer y tragar con normalidad (disfagia) o impiden la correcta absorción de los alimentos son algunas de las causas que pueden provocar una bajada de peso en personas mayores, que siempre hay que vigilar para que no origine o acentúe patologías que influirán en la calidad de vida y en el estado de salud general. Si la pérdida de peso va acompañada de otros síntomas como el cansancio o la fatiga extrema, tomar medidas es cuestión prioritaria.

¿Cómo saber si la pérdida de peso es normal?

Lógicamente, todo depende del punto de partida. Los kilos de más no son buenos para nadie, y tampoco para una persona de edad avanzada, pero, tampoco es síntoma de buen equilibrio nutricional una bajada brusca en el peso de manera involuntaria. Un indicativo que puede servir de referencia para saber si nuestro peso es el correcto, es el Índice de Masa Corporal (IMC) que, tal como define el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, es una medida pone en relación el peso de una persona con su altura a la hora de tener una referencia de cuánto deberíamos pesar según nuestra talla y estatura.

Cada caso es distinto, pero una pérdida de peso evidente, sin causa que la justifique, siempre requiere un completo reconocimiento médico que descarte cualquier patología. La Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (Semfyc) considera que una pérdida de peso involuntaria en adultos de un 5% o más en un periodo de tiempo de entre 6 meses y un año debe ponernos sobre aviso frente a posibles dolencias de diversa índole, tanto de tipo orgánico, desde problemas gastrointestinales hasta cáncer, como de carácter psicológico, como puede ocurrir, en el caso de personas mayores con síntomas de depresión. Una pérdida brusca de peso. siempre es motivo de consulta médica.

0

No hay comentarios ¿Te animas?