Salud

El diario de un confinado por coronavirus de 65Ymás, protagonista en 'Espejo Público'

65ymás

Jueves 26 de marzo de 2020

3 minutos

Fernando Quintela: "En el hospital se nota una escasez de material que es realmente alarmante"

Fernando Quintela: "En el hospital se nota es una excasez de material que es realmente alarmante"

Canciones y muestras de apoyo a nuestro compañero Fernando Quintela: "Fer cuídate y déjate cuidar"

Como bien saben los lectores de 65Ymás, nuestro compañero Fernando Quintela lleva diez días ingresado por coronavirus en el madrileño Hospital Universitario de la Princesa. Desde allí nos envía  sus crónicas que publicamos bajo el título de Diario de un confinado y desde allí ha intervenido hoy en el programa de Antena 3, Espejo Público, que dirige Susanna Griso​ para desvelar que "los médicos que han venido a atendernos hoy lo han hecho protegidos por chubasqueros de los más simples que se venden en los establecimientos chinos y han sido los propios chinos los que han acercado esos finísimos chubasqueros hasta el hospital. Pero es que en otras ocasiones no eran chubasqueros sino bolsas de basura recortadas y pegadas con simples esparadrapos que se fabricaba el propio personal sanitario que se está dejando la vida por atender a tanta gente enferma como hay en los hospitales españoles".

 

Para no colapsar las urgencias, Fernando esperó confinado en su casa durante nueve días antes de que un amigo le llevase al hospital. "Empecé con los síntomas de fiebre, tos y dificultades respìratorias un domingo por la tarde, pero haciendo caso a las autoridades sanitarias y también a familiares médicos decidí quedarme en casa y no colapsar el servicio de urgencia e hice el seguimiento de la enfermedad a través del número de atención telefónica, pero también estaba colapsado. Nueve días después, los síntomas empeoraron y la persona que me dejaba la comida en la puerta de casa me obligó a subir a su coche con una mascarilla y me trajo al Hospital de la Princesa donde estoy ingresado desde hace diez días".

Unos días que han sido muy duros para todos y también para Fernando Quintela que vio fallecer a uno de sus compañeros de habitación. "Uno de los grandes problemas que estamos teniendo con esta enfermedad es la escasez de medios, porque realmente no estamos cien por cien preparados para una avalancha de casos como esta. En el caso de Esteban, mi compañero de habitación llevaba allí unos días cuando yo llegué. Era fuerte y se sentía capaz de incorporarse y pronunciar alguna palabra, pero se fue apagando poquito a poco, se fue consumiendo como un pajarito, en silencio, solo emitiendo algún quejido. Hasta que la última noche le vi tan mal que avisé a las enfermeras y el equipo médico dijo que realmente estaba muy mal y lo que hicieron fue incrementar la dosis de morfina que le estaban suministrando para que se le hiciera un poco más llevadera su situación. Pocas horas después falleció y fueron los trabajadores del hospital los que se encargaron de ponerle el sudario y trasladarlo donde correspondiese".

 

Tras diez días hospitalizado Quintela cuenta que su evolución "es bastante buena. Según dijeron los médicos entré en 'un estado bastante quebrantado'. Mi historial médico no es precisamente sencillo y eso también influyó en que me dejasen ingresado por los riesgos que podía correr. El tratamiento que me han puesto desde el primer día y con mi autorización es a base de antiretrovirales, antipalúdicos, antibióticos y otro tipo de medicación como paracetamol y cortisona que llevo bastantes años tomando por una neumonía que sufrí y es algo que debilita mi organismo un poquito más. Pero la repuesta ha sido muy positiva. Ayer me dijeron que hoy me darían el alta pero han detectado que en la función renal  hay un pequeño problema que se debe solucionar puesto que yo tengo un sólo riñón por un cáncer que tuve de pequeño y no pueden arriesgarse a mandarme a casa en este estado. Quieren cerciorarse de que todo está funcionando correctamente porque los equipos tanto de médicos como de apoyo, enfermeros, celadores y todo el resto de personal sanitario se está volcando de una manera espectacular a pesar de todas las dificultades que están teniendo.

Y es que De puertas hacia fuera, todos percibimos el colapso de la sanidad madrileña, pero de puertas adentro que no se nota es desatención porque el equipo está completamente volcado con los enfermos. Lo que sí se nota es una excasez de material que es realmente alarmante".

0

No hay comentarios ¿Te animas?