Fisioterapia

¿Cuáles son las aplicaciones de la fisioestética?

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Sábado 7 de septiembre de 2019

2 minutos

Es una terapia que aborda los hábitos alimentarios, el nivel de actividad física y el estado anímico

Cuáles son las aplicaciones de la fisioestética

La unión de dos conceptos, fisioterapia y estética es lo que ha dado lugar a la fisioestética. Esta fusión tiene en cuenta varios elementos que engloban la salud del individuo, y que van desde sus hábitos alimentarios, el nivel de actividad física y el estado anímico, es decir, no se centra exclusivamente en la imagen externa. Así, tras evaluar cada uno de ellos aplica una serie de tratamientos enfocados a mejorar los procesos de regeneración de la piel y de los tejidos que la comprenden con una finalidad estética, pero siempre desde la perspectiva de mejorar la salud global del paciente.

Alteraciones funcionales

También se la conoce como fisioterapia dermatofuncional, y en sus tratamientos se utilizan distintos aparatos o técnicas enfocadas a mejorar el riego sanguíneo o que aceleran los procesos de reparación celular, según indican desde la Clínica Rozalen.

Esta especialidad surge cuando a raíz de los años 90 diversas investigaciones corroboraron que los problemas de la piel además de suponer una repercusión en la apariencia externa, implican una alteración funcional.

La unión de belleza y fisioterapia se materializa en tratamientos específicos. Uno de los más comunes es la celulitis. Un trastorno en que el que se aplican por ejemplo técnicas de drenaje linfático con las que se puede ayudar a eliminar el líquido intersticial que se encuentra entre las células y contiene productos de desecho de las células junto a otros compuestos.

Qué es la mesoterapia

La piel como un todo

La fisioestética se usa además en procesos reafirmantes de distintas zonas del cuerpo como pueden ser abdominales o glúteos, para tratar las cicatrices o en ciertos métodos que buscan la eliminación de grasas. Mientras que las técnicas que se encuentran dentro de la misma son la mesoterapia, la presoterapia o la cavitación, por citar algunas, aunque hay más posibilidades.

La idea de la fisioéstetica es trabajar la piel como un “todo”, por ello se buscan procedimientos también que estimulan la producción de colágeno y elastina, además de aportar conocimientos y cuidados preventivos al paciente. Se aportan nociones sobre hábitos posturales en el caso de ser necesario y entre sus alternativas encontramos distintos masajes para aliviar dolores musculares o articulares. A la par, al abordar aspectos emocionales esta rama proporciona igualmente la posibilidad de recibir masajes relajantes para aliviar el estrés o tensiones nerviosas.

0

No hay comentarios ¿Te animas?