Fisioterapia

Qué aplicaciones tiene la electroestimulación en personas mayores

Noelia Hontoria

Foto: Bigstock

Martes 21 de enero de 2020

2 minutos

La electroestimulación tiene beneficios como mejorar la incontinencia urinaria o reforzar los huesos

Qué aplicaciones tiene la electroestimulación en personas mayores

La electroestimulación es la aplicación de corrientes eléctricas a través de electrodos que provocan la contracción de los músculos. Se puede realizar de forma local, en una zona concreta, o de modo general. En las personas mayores tiene muchos beneficios, especialmente en aquellos casos en los que se realiza poco ejercicio.

Beneficios de la electroestimulación

Los beneficios de la electroestimulación en las personas mayores se aplican, en un primer lugar, a la prevención de la sarcopenia (pérdida de masa muscular) y de la osteopenia (pérdida de masa ósea), según Sanitas (@Sanitas). Estos dos problemas de salud están no solo asociados a la edad, también a la falta de ejercicio, por lo que estos electrodos pueden ayudar a la baja acción del sistema nervioso.

Además de ayudar a fortalecer la musculatura, tonificar e incluso perder peso, es imprescindible para ganar fuerza y luchar contra la obesidad y otras enfermedades relacionadas. Y también favorece la activación del metabolismo.

En las personas mayores se deteriora la flexibilidad por el paso del tiempo, algo que también podemos trabajar con los estiramientos musculares que permite realizar la electroestimulación, además de ganar estabilidad y coordinación.

Uno de los mejores beneficios de la electroestimulación en personas mayores es su resultado positivo sobre el suelo pélvico. Este es un punto fundamental para evitar o disminuir la incontinencia urinaria, otro de los problemas más comunes asociados a la edad y que puede mejorar gracias a determinados ejercicios. Las contracciones de los electrodos simulan este trabajo y ayudan a tener un mayor control sobre esta zona.

Qué aplicaciones tiene la electroestimulación en personas mayores 2

¿En qué casos puedes optar por la electroestimulación?

Siempre que puedas, es mejor que realices ejercicio físico. Pero, si esto no es posible, la electroestimulación es un buen aliado para lograr los mencionados beneficios. Está recomendada en casos de problemas musculares u óseos que te impidan hacer ejercicio del modo tradicional, también si sueles tener caídas recurrentes.

Es muy importante saber que la electroestimulación se debe realizar siempre bajo supervisión de un profesional, que ajustará la intensidad y la colocación de los electrodos en función de tu historial clínico. Si tienes alguna enfermedad, estás bajo algún tratamiento o consideras que puede existir algún tipo de incompatibilidad, es importante que lo digas lo antes posible para que el ejercicio se ajuste a tus necesidades.

0

No hay comentarios ¿Te animas?