Salud

Inodoros inteligentes para hacer frente a enfermedades

Ignacio Casanueva

Foto: BigStock

Viernes 4 de diciembre de 2020

1 minuto

Un inodoro desarrollado por la Universidad de Stanford mide la orina y las heces del usuario

Inodoros inteligentes para hacer frente a enfermedades
Ignacio Casanueva

Foto: BigStock

Viernes 4 de diciembre de 2020

1 minuto

Basta con ir a una visita a nuestro médico de cabecera para que éste, después de comentarle nuestros síntomas o preocupaciones, nos mande hacer una analítica y comprobar qué es lo que está causando nuestros problemas

Una de las formas más comunes es mediante un análisis o un cultivo de heces u orina. Y es que la forma que tiene nuestro cuerpo humano de eliminar los excesos también es una señal de lo que nuestro organismo está combatiendo.

Si prestáramos más atención a estas muestras todos los días conoceríamos a nuestro cuerpo casi en tiempo real. Este es el objetivo que se ha planteado la tecnología sanitaria, y en especial un grupo de investigadores de la Universidad de Stanford.

Los inodoros inteligentes ya no son cosa del futuro

 

Este equipo ha desarrollado un sistema capaz de detectar marcadores de enfermedades a través de la taza del cuarto de baño. Mediante una serie de dispositivos que utilizan la detección de movimiento realizan una serie de pruebas que nivelan la salud del usuario.

Gracias a un algoritmo, el sistema permite estudiar distintos parámetros para discernir si los deshechos son o no saludables. Desde el grupo de investigadores detallan que el inodoro puede medir diez biomarcadores diferentes, además de disponer de tiras de prueba de orina que miden ciertas características moleculares. Gracias a ello este nuevo aparato puede realizar el recuento de glóbulos blancos, contaminación de la sangre y niveles de proteínas que tiene nuestro organismo.

A su vez, el equipamiento hace posible enviar automáticamente los datos extraídos de cualquier muestra a un sistema seguro, basado en la nube, para su almacenamiento. 

Puede surgir la pregunta de que el aparato no sabrá quién es la persona que está usándolo. Para dar respuesta a este impedimento, el aparato utiliza un sistema de identificación incorporado, en concreto, se trata de un pulsador de cisterna que lee las huellas dactilares. Gracias a ello, se consigue el objetivo de proporcionar información precisa e individualizada sobre la salud.

Ir al baño es una acción tan extendida, común y necesaria que la tecnología en este sitio de la casa puede ser una gran ayuda para prevenir posibles enfermedades y complicaciones. No quiere decir que este nuevo aparato de la Universidad de Stanford sustituya a nuestro médico, sino que será un aliado en la mejora de nuestra salud.

 

0

No hay comentarios ¿Te animas?