Salud

Insomnio, una alteración del sueño común en los mayores

Rosa Roch

Foto: BigStock

Jueves 10 de diciembre de 2020

1 minuto

El insomnio es un trastorno del sueño que altera la calidad de vida y el entorno de quien lo sufre

Insomnio, una alteración del sueño común en los mayores
Rosa Roch

Foto: BigStock

Jueves 10 de diciembre de 2020

1 minuto

A medida que nos hacemos mayores los patrones del sueño pueden ir cambiando, causando trastornos del sueño como puede ser el insomnio.

La falta de sueño es común entre las personas mayores. Según un estudio realizado por las doctoras Carmen Echávarri y Mª Elena Erro, de la Clínica Psicogeriátrica Josefina Arregui y del Servicio de Neurología del Hospital de Navarra, respectivamente; el insomnio es el trastorno del sueño más frecuente en los mayores. El 40% de las personas de más de 60 años experimentan insomnio, despertares frecuentes y sueño fragmentado.

Podemos hablar de insomnio cuando una persona tarda más de 30 minutos en conciliar el sueño y/o duerme menos de 5 horas.

Se pueden describir dos tipos de insomnio:

  • Insomnio ocasional o transitorio, cuando la imposibilidad de conciliar el sueño o mantenerlo dura menos de una mes, desapareciendo después los síntomas.
  • Insomnio crónico, aquel que supera el mes, ya sea para conciliar el sueño o para mantenerlo durante la noche.

 

Insomnio: una alteración del sueño común en los mayores

 

El sedentarismo, la ingesta de algunos medicamentos y enfermedades de tipo neurológico pueden influir en la aparición del insomnio viéndose afectadas la calidad del sueño, las horas que se duerme y la continuidad, que afectará negativamente a la salud física y mental del insomne. Además, su calidad de vida, entorno social y rendimiento se verán perjudicados.

Los principales signos de insomnio que podemos percibir durante el día son la irritabilidad, la falta de concentración, la pérdida de memoria, el cansancio excesivo y la ansiedad.

Cómo mejorar el sueño

Uno de los mayores problemas para diagnosticar el insomnio son las patología que puede sufrir el afectado: artritis, dolor, dificultades respiratorias, demencia, depresión, etc. Todas ellas dificultan el sueño. Si sospechas que padeces de insomnio, acudir al médico será el primer paso para que pueda diagnosticarlo, tratarlo y descartar otras patologías. También adoptar unos buenos hábitos del sueño y unas rutinas pueden ayudarte a mejorarlo.

Si bien a medida que nos hacemos mayores el sueño se vuelve más superficial, no quiere decir que las necesidades no sean las mismas o similares que en edades más tempranas en la edad adulta. Por lo general, los mayores necesitan dormir entre 7 y 8 horas al día, aunque dependiendo del estilo de vida y la energía que se invierta durante el día, hay quien con 5 o 6 horas tienen suficiente.

Existen diferentes maneras de tratar el insomnio, ya sea con fármacos o con terapias alternativas. No obstante, siempre es mejor consultar con el especialista que es quien sabe qué medicamentos estamos tomando y qué patologías tenemos. Nunca hay que automedicarse.

 

Insomnio: una alteración del sueño común en los mayores

 

Los fármacos y terapias más utilizadas para el insomnio son:

Sedantes

Se trata de medicamentos hipnóticos. Las benzodiazepinas suelen utilizarse en los casos de insomnio grave. Siempre han de estar recetadas y supervisadas por el médico. Son medicamentos hipnóticos que actúan sobre el sistema nervioso.

Fármacos alternativos

Por ser un trastorno muy generalizado en la población, la industria farmacéutica ha desarrollado diferentes compuestos químicos que ayudan a conciliar el sueño. Si bien no necesitan receta médica, sí es necesario que su ingesta esté supervisada por un profesional, en ningún caso se pueden tomar sin control o consejo profesional.

  • Triptófano: es un aminoácido esencial responsable de la producción de neurotransmisores que intervienen en la regulación del sueño y en la producción de serotonina, la hormona de la “felicidad” que genera sensación de bienestar.
  • Flores de Bach: las flores de Bach es una terapia alternativa que utiliza 38 remedios naturales procedentes de diferentes flores. Para el tratamiento del insomnio se utiliza la flor del castaño, del olmo y del olivo.
  • Aceites esenciales: lavanda, naranja, verbena, manzanilla… tienen propiedades calmantes y al vaporizar con el ellos el dormitorio crean un ambiente relajante que ayuda a conciliar el sueño.
  • Melatonina: es una hormona que segrega el organismo y regula el ritmo biológico favoreciendo el sueño. Se puede tomar como suplemento.
  • Suplementos a base de plantas: algunos suplementos con base de plantas que tienen propiedades relajantes, como pueden ser la valeriana, la amapola, la pasiflora, la melisa o la albahaca, entre otras; pueden favorecer la conciliación y conservación del sueño. No obstante, si se está siguiendo algún tratamiento farmacológico es mejor consultar con el médico pues podría interactuar en el tratamiento.

Terapias conductuales

Otras opciones para tratar de aliviar el insomnio son la educación sobre la higiene del sueño, el control de los estímulos y diferentes técnicas de relajación. Se trata de una terapia de la conducta mediante el apoyo psicosocial que evita los malos hábitos del sueño.

Remedios caseros

Los remedios naturales también ayudan a activar la melatonina, la hormona reguladora del sueño. Toma una taza de leche caliente, una infusión de valeriana, lúpulo, lavanda o manzanilla, te ayudarán a preparar el cuerpo para dormir.

0

No hay comentarios ¿Te animas?