Salud

La mascarilla no protege de la radiación solar

Olga Selma

Foto: Bigstock

Lunes 3 de agosto de 2020

3 minutos

La mascarilla, al igual que la ropa o la sombrilla, no impide el paso de toda la radiación solar

La mascarilla no protege de la radiación solar

Una de las últimas tendencias de los bulos generados alrededor del coronavirus gira entorno al uso de las mascarillas, obligatoria en todo el territorio español. Como el bulo que circula en redes sociales que indica que no es necesario utilizar fotoprotecor solar cuando llevamos la mascarilla. Es falso. Como explican los dermatólogos, la mascarilla, al igual que la ropa o la sombrilla no impide el paso de toda la radiación solar, sino que pasa en parte, por lo que es necesario protegerse igualmente

“Hemos detectado que se afirma en diversos mensajes que no es necesario aplicar un fotoprotector bajo la mascarilla o alrededor de la misma. Sin embargo, la mascarilla, al igual que la ropa o la sombrilla no impide el paso de toda la radiación solar, siempre pasa parte por lo que es necesario protegerse igualmente. Y en el resto del rostro aún más porque la exposición es más directa”, indica la doctora María Victoria de Gálvez, dermatóloga del Grupo de Fotobiología de la Academia Española de Dermatología y Venereología (@aedv_es).

Valencia pide más arena para sus playas

 

Para llevar a cabo una correcta protección de la piel, es fundamental establecer hábitos saludables frente al sol. "Debemos proteger todo el cuerpo, no sólo unas zonas. Ahora, que muchos salimos con mascarilla a la calle, no podemos pensar que nuestra cara está protegida por este motivo, ya que nada protege al 100%, ni siquiera una crema o prenda de ropa, además cada material protege de una manera diferente. La mascarilla cubre la boca y la nariz, pero los melanomas son muy frecuentes en las orejas, frente y cuero cabelludo de las personas con alopecia. Así que el mensaje es que hay que realizar unos hábitos adecuados para cuidar nuestra piel", señala el Dr. Buendía Eisman responsable de campañas de la Fundación Piel Sana (@pielsana_aedv).

En la cabeza, las áreas de mayor riesgo de quemadura solar son lla piel de las mejillas, el cuello, el cuero cabelludo, las orejas, la nariz y los párpados, por lo que es muy importante protegerla en su totalidad.

¿La ropa protege del sol?

El nivel de protección que ofrece una prenda frente al sol depende de tres factores: el entramado del tejido, el grosor del hilo y el tinte, según el estudio New Advances in Protection Against Solar Ultraviolet Radiation in Textiles for Summer Clothing que detectó que la mayoría de los tejidos de punto utilizados para las camisetas deportivas ofrecían excelentes calificaciones para la protección ultravioleta, mientras que las camisas normales mostraban calificaciones muy bajas, particularmente contra el fotoenvejecimiento. 

El algodón, la seda natural, las prendas acrílicas y de poliamidas ofrecen una escasa protección frente a la radiación ultravioleta. Concretamente, este tipo de ropas protege como una crema solar de factor 10 y, por tanto, es recomendable ponernos crema solar bajo la ropa.  El número SPF es el nivel de protección que el protector solar brinda contra los rayos UVB. Entre más elevado sea el SPF mayor es el nivel de protección.

Acerca de la piel

La situación de confinamiento ha supuesto un periodo prolongado de baja exposición solar más largo de lo habitual en la mayoría de la población, por lo que la respuesta biológica cutánea natural se ha podido ver alterada, advierten desde la Fundación Piel Sana. Por ello, desde el punto de vista de nuestra piel, este verano el riesgo de que se produzcan exposiciones solares directas que resulten en quemaduras solares es mayor.

Debemos tener presente que en verano, las personas de fototipos bajos, en menos de 20 minutos ya estarían expuestos a dosis mínimas de producción de eritema (una lesión cutánea caracterizada por enrojecimiento de la piel), con la consiguiente quemadura solar. Además, el efecto térmico juega un doble papel negativo para la piel, porque en esta época aparecen episodios de picos de muy alta temperatura que pueden agravar las lesiones cutáneas causadas por la radiación UV, lo que podría repercutir a largo plazo en una mayor incidencia de cáncer de piel.

Cabe recordar que los rayos UV son más intensos durante las horas del mediodía, entre las 10:00 a.m. y las 4:00 p.m., pueden llegar al suelo, incluso en un día nublado, y pueden rebotar en superficies como el agua, la arena, la nieve o pavimento, lo que lleva a un aumento en la exposición.

0

No hay comentarios ¿Te animas?