Medicina general

Medicamentos “históricos” que probablemente recuerdes con una sonrisa

Mariola Báez

Foto: wikimedia (Creative Commons Attribution-Share Alike 4.0 International)

Viernes 18 de octubre de 2019

2 minutos

Algunos en la memoria y otros aun en venta, pero todos presentes en muchos hogares durante años

Medicamentos “históricos”: linimento Sloam

¿Qué te viene a la cabeza al escuchar Linimento Sloan? No falla… El señor del bigote o “el bigotudo”, porque sí, aquel frasco de cristal era habitual en cualquier botiquín de hace unas cuantas décadas. Es probable que en tu infancia o ya de joven te aplicases (o te aplicasen) este producto, considerado una especialidad farmacéutica, cuyo ingrediente principal era la capsaicina, un elemento presente en la pimienta y en alimentos como los pimientos picantes.

El famoso linimento fue en su origen una fórmula creada por Andrew Sloan en Estados Unidos. La utilizaba en un primer momento para los dolores musculares que presentaban sus caballos. Fueron sus hijos los que a mediados del siglo XIX comenzaron a comercializarla, primero para animales y posteriormente, y con publicidad de la época incluida, para uso en humanos. En los inicios del XX “el bigotudo” fue adquirido por una compañía farmacéutica.

Durante años, en España, fue un remedio habitual con el que combatir dolores musculares, que además valía para casi cualquier cosa: dolor de cuello, contractura, contusiones, esguinces… 

En la actualidad, Sloan es una marca registrada del Grupo Farmacéutico DFT, que ofrece distintas cremas para tratar molestias musculares, utilizadas frecuentemente en la práctica deportiva. En su envase, sigue apareciendo un señor con bigote que nos resulta familiar.

Otros “clásicos” imprescindibles

Superados los 65 años, es posible que recuerdes otro medicamento, cuyo nombre no se olvida fácilmente. El ungüento Pallesqui, según recoge en base de datos (Pharmakoteka) de la colección del Museu de la Farmàcia Catalana, estaba elaborado en el Laboratorio del Doctor Serra, en Madrid, y era un bálsamo con propiedades antisépticas y cicatrizantes. Una llaga, una herida o un grano “rebelde”… allí estaba el ungüento Pallesqui sulfamidado, en su cajita metálica, hoy una pequeña “joya”.

ungüento Pallesqui

 

Las Juanola (que no juanolas), llevan desde 1906 “aclarando la voz y refrescando la boca”, tal como figura en la inconfundible caja roja. Fue Don Manuel Juanola Reixach su creador y se fabricaban de manera artesanal, cortando a mano los clásicos rombos. Extracto de regaliz, eucalipto… y algo más era su fórmula, que ha llegado inalterable hasta nuestros días manteniendo los valores de una firma ya centenaria y familiar. En la actualidad, las juanola son uno de los productos de cuidado bucofaríngeo que ofrece Angelini Farmacéutica (@Angelini_Farma).

medicamentos históricos juanola

 

En los recuerdos de más de uno también estará el Vick VapoRup marca de Procter &Gamble (@PG_Espana). Es un producto que sigue vendiéndose en farmacias y aliviando la tos y la congestión nasal. Tal vez te lo hayan aplicado a ti o tú a tus hijos, porque hablamos de una centenaria pomada que ha ayudado a superar gripes y catarros a distintas generaciones.

 

Vick VapoRup

 

0

No hay comentarios ¿Te animas?