Medicina general

El mesotelioma: el tumor que afecta a los tejidos que rodean los órganos internos

Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Jueves 13 de junio de 2019

2 minutos

Este cáncer tiene su origen, sobre todo, en la exposición continuada a minerales como el amianto

Síntomas de un mesotelioma

Existe una fina capa de tejido que envuelve a la mayoría de los órganos internos. Hablamos del mesotelio. Cuando un cáncer se produce en esta zona del cuerpo estamos ante lo que se conoce como un mesotelioma que afecta, más comúnmente, al tejido que rodea a los pulmones (mesotelioma pleural). En otros casos menos habituales, ese tumor aparece en la zona que rodea el abdomen, el corazón (afecta al pericardio) o los testículos.

Por tanto, el lugar de aparición de las células malignas que dan vida a este raro tumor producirá un tipo de sintomatología u otra. Desde dolor en el pecho y al toser, con dificultad para respirar (en el caso de los pulmones), a náuseas o hinchazón y dolor abdominal si el mesotelioma es peritoneal y se localiza en el abdomen. 

Años de exposición al asbesto o al amianto: principales causas

Esta enfermedad, que suele diagnosticarse entre los 60 y los 70 años, es tres veces más frecuente en hombres que en mujeres. Esto es debido sobre todo a la exposición durante años a minerales como el asbesto o el amianto, por ejemplo si se ha trabajado con ellos.

Durante años (el amianto era muy empleado en el sector de la construcción, la automoción o las empresas manufactureras) estas personas que ahora padecen este tipo de tumor han estado expuestas y han inhalado las finas partículas que se desprenden de este mineral. Pasadas entre 3 y 5 décadas, es cuando empiezan a darse los primeros síntomas del cáncer.

Un tumor cuyo origen también está por el contacto continuado con el asbesto, un mineral que se encuentra de forma natural en el medio ambiente y que se usa en multitud de productos para elaborar aislamientos o pavimentos.

Sin embargo, la gran mayoría de las personas que han estado expuestas al asbesto nunca padecen mesotelioma. Es ahí cuando entran otros factores que ayudan a que se desarrolle ese tumor como puede ser la predisposición genética, tener otra patología, fumar, estar expuesto a radiaciones o una infección vírica. 

Tratamiento

Una vez realizado el diagnóstico, el tratamiento que se aplique por parte del equipo médico dependerá del tamaño y localización de dicho tumor; así como si ese cáncer se ha extendido a otras partes del cuerpo. Así, para el mesotelioma existen tres tipos principales de tratamiento: cirugía, radioterapia, y quimioterapia.

0

No hay comentarios ¿Te animas?