Medicina preventiva

Cuándo recurrir a un adhesivo dental para sujetar bien una prótesis

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Jueves 22 de agosto de 2019

2 minutos

En forma de cremas o almohadillas, estos productos son útiles para lograr su encaje perfecto

Adhesivos para prótesis dentales

Un adhesivo para prótesis dental es una sustancia que se aplica entre ella y los tejidos bucales con el fin de proporcionarle una mayor adherencia, evitando cualquier movimiento o deslizamiento. Pueden presentarse en distintos formatos, aunque los más utilizados son las cremas, que actúan como cualquier “pegamento”, y las almohadillas, en forma de tiras adhesivas que, además de cumplir su misión de fijación, pueden conceder un mayor confort al establecer una fina capa entre la prótesis y la superficie en la que descansa.

Cualquier adhesivo dental debe tener una serie de características básicas que recoge la Asociación Dental Americana (@AmerDentalAssn), entre ellas una total ausencia de toxicidad, no tener un sabor, olor o textura desagradables, no afectar al sentido del gusto, ser biocompatible con la mucosa bucal y cumplir su función, que no es otra que fijar la prótesis por un tiempo de, al menos, 12 horas.

Adhesivos para prótesis dentales

¿Qué tipo de adhesivo dental elegir?

De todos los productos que existen actualmente en el mercado, debe ser el dentista quien te asesore sobre cuál es el más adecuado en tu caso. Es importante matizar que un adhesivo no siempre es necesario y nunca se debe recurrir a él como solución ante una prótesis defectuosa, deteriorada o que no encaja bien porque, con el tiempo, nuestra mandíbula y nuestras encías han cambiado y ya no resulta apropiada para nosotros.

Así lo explica el Ministerio de Sanidad en la Guía de Salud Bucal II, publicada en colaboración con el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (@Portalfarma), en la que se señala que solo un 5% de los pacientes que adquieren uno de estos productos en farmacia lo hacen por prescripción médica, algo que en realidad debería ser lo habitual.

Cuando la prótesis provoca molestias porque se mueve, se introducen partículas de alimentos entre ella y los dientes, o causa pequeñas heridas y rozaduras. El adhesivo puede ser de ayuda, pero si los problemas persisten, la consulta con el odontólogo es fundamental. En ocasiones, estos productos pueden resultar eficaces a la hora de solucionar problemas o patologías específicas como, por ejemplo, un exceso de salivación que dificulta la sujeción de la dentadura postiza o unas encías especialmente estrechas, que requieren de una ayuda extra que facilite la correcta adherencia de cualquier prótesis dental.

Por último, los especialistas recuerdan la importancia de retirar cualquier resto de adhesivo de la prótesis en el momento de su limpieza.

0

No hay comentarios ¿Te animas?