Medicina preventiva

Cardiopatía Isquémica: factores de riesgo y medidas de prevención

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Lunes 20 de mayo de 2019

2 minutos

El infarto de miocardio y la angina de pecho son manifestaciones de esta cardiopatía

cardiopatía isquémica

Se trata de una enfermedad grave, derivada de la arterioesclerosis (endurecimiento y obstrucción) de las arterias coronarias, pero la buena noticia es que, como señala la Fundación Española del Corazón, se puede prevenir, conociendo y manteniendo bajo control los factores de riesgo.

La cardiopatía isquémica es una dolencia cardiovascular que se “fragua” poco a poco. Su prevalencia aumenta con la edad, a medida que la arterioesclerosis coronaria avanza, y es superior en hombres que en mujeres. La progresiva acumulación en las arterias de lípidos (grasas como el colesterol) de células inflamatorias (linfocitos) y otras sustancias, acabará provocando una estenosis, un estrechamiento de la arteria, que hará que el torrente sanguíneo no pueda hacer llegar al músculo cardiaco todo el oxígeno que necesita para cumplir su función. En ese momento, la cardiopatía isquémica está presente.

¿Qué factores de riesgo hay que evitar o intentar controlar?

Es la obstrucción de las arterias coronarias lo que desencadena los distintos tipos de cardiopatía isquémica, entre los que se encuentran el infarto agudo de miocardio, generalmente provocado por obstrucción debida a un trombo, la angina de pecho estable, en la que la cardiopatía isquémica se manifiesta en forma de dolor recurrente en el tórax, y la angina inestable, con síntomas similares a los del infarto pero, en este caso, la obstrucción no la causa un trombo.

Sobra decir que cualquiera de estas dolencias requiere atención médica urgente, pero los médicos especialistas insisten en que la cardiopatía isquémica es previsible en gran número de casos. Con un tratamiento adecuado y medidas concretas de hábitos saludables, pueden evitarse sus graves consecuencias.

Aunque pueden existir componentes genéticos proclives a la aparición de la enfermedad, algunos factores de riesgo que sí podemos evitar son:

  • Hábitos nocivos, principalmente fumar.
  • Hipertensión arterial. La presión arterial alta puede acelerar el proceso de arterioesclerosis, por lo que, evitarla, con dieta adecuada y con tratamiento farmacológico, si así lo determina el médico, es de importancia vital.
  • Colesterol. Es básico evitar la hipercolesterolemia, es decir, los niveles elevados de colesterol LDL (malo) en sangre y, en cambio, procurar que ese nivel no descienda en el caso del colesterol HDL (bueno). Dieta sana y ejercicio es la mejor medida preventiva.
  • Otras enfermedades como la diabetes mellitus y la obesidad también se consideran factores de riesgo.
0

No hay comentarios ¿Te animas?