Medicina preventiva

Helioterapia, o cómo los rayos solares podrían mejorar algunas enfermedades

Verónica Mollejo

Foto: Bigstockphoto

Viernes 28 de junio de 2019

3 minutos

Con solo 15 minutos bajo la exposición del sol, tu piel produce vitamina D para un día completo

Helioterapia, o cómo el sol podría mejorar algunas enfermedades

Con precaución y en su justa medida, la exposición a los rayos solares puede ser muy beneficiosa para nuestra salud. Y no solo hablamos de su vínculo directo con la vitamina D, que favorece la absorción del calcio y el fósforo por parte del organismo, fortalece el sistema inmunológico y ayuda a que los huesos y los dientes se desarrollen correctamente, entre otras funciones de importancia.

Tampoco nos referimos a los riesgos que evitamos al ponernos en exceso bajo este gran astro, entre los que destacan el daño cutáneo, el envejecimiento prematuro y, por supuesto, la aparición de cáncer de piel. Lo adecuado es controlar esa exposición para que nuestro cuerpo disfrute únicamente de sus muchas ventajas, en las que se basa una terapia revolucionaria que busca mejorar tu estado de salud. ¿Has oído hablar de la helioterapia?

El sol como tratamiento contra las enfermedades

También conocida como fototerapia, este método recurre a la luz solar natural para tratar diferentes patologías y estados nerviosos a través de sus beneficios terapéuticos. Los egipcios ya la utilizaban en el siglo V a.C. gracias a las enormes solanas que construían en las ciudades. Sin embargo, no fue hasta finales del año 1800 cuando dicha técnica alcanzó una gran popularidad al participar en el tratamiento contra la tuberculosis, especialmente enfocada a los huesos, u otras enfermedades de la piel y las articulaciones.

El médico danés Niels Ryberg Finsen fue el encargado de desarrollar mejor los preceptos de la helioterapia, al descubrir que la radiación UV aportaba grandes beneficios a las personas que sufrían lupus vulgaris, una infección de la piel producida por el bacilo de la tuberculosis. Tal fue su trabajo al respecto que en 1903 ganó un Premio Nobel de Medicina debido a sus hallazgos.

Helioterapia

Beneficios y contraindicaciones de la helioterapia

Tal y como explican los expertos, los baños de luz en los que se basa la helioterapia funcionan a nivel térmico y químico/hormonal. Su principal efecto, y también el más rápido, es generar una sensación relajante y agradable, muy beneficiosa para aquellas personas con cuadros de ansiedad o problemas nerviosos, relacionado estrechamente con el calor producido por dicha exposición.

Asimismo, la musculatura también se relaja y se genera un efecto vasodilatador que mejora la circulación e irrigación sanguínea por todo el cuerpo. Sin olvidar que la luz del sol es capaz de regular la acción de las glándulas pituitarias y pineales, que favorecen el estado de ánimo del individuo. ¿Qué otras ventajas posee la helioterapia?

  • Combate el acné, la psoriasis y otros trastornos de la piel, además de fomentar el proceso de cicatrización de las heridas.
  • Al parecer, la helioterapia reduce el daño de las bacterias de la piel hasta un 50%, debido a su efecto antibiótico natural, mucho más potente si la exposición al sol se realiza antes de las 9:00 de la mañana.
  • Como hemos visto anteriormente, la vitamina D que se genera con los rayos solares fortalece el sistema inmunológico y los músculos, al aumentar el contenido de oxígeno en la sangre.
  • En el marco psicológico y emocional, la fototerapia produce una sensación de bienestar, favorece el descanso y puede ayudarte a relajarte. Y no solo eso, la vitamina D incide en la estimulación de la testosterona, mejorando así la vida sexual de los hombres.

No obstante, para que estos beneficios no se conviertan en perjucios, los baños de luz no deben superar los 30-50 minutos y mucho menos durante las horas de máxima intensidad (entre las 12:00 y las 16:00). Además, debes proteger tu cabeza y tus ojos, así como resfrescarte al finalizar la sesión. Por otro lado, los expertos no aconsejan la helioterapia a personas con falta de vitamina B12, alergia solar, hipertiroidismo, nefritis o cardiopatías graves, entre otras afecciones. Por eso, consulta antes con tu médico de cabecera.

0

No hay comentarios ¿Te animas?