Preguntas

¿Pueden los antiinflamatorios no esteroides provocar molestias digestivas?

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Domingo 12 de enero de 2020

3 minutos

En el caso de las personas mayores, el uso de estos medicamentos debe ser valorado por el médico

Alteraciones digestivas por antiinflamatorios no esteroides AINES

Los antiinflamatorios no esteroides (AINES) son un amplio grupo de fármacos que se toman de manera frecuente, pues no solo resultan eficaces a la hora de reducir un proceso inflamatorio, sino que, además, combaten el dolor y tienen efecto antipirético, es decir, ayudan a bajar la fiebre.

Medicamentos genéricos como el ibuprofeno o el dexketoprofeno, o marcas tan conocidas como la centenaria Aspirina ® son AINEs y se encuentran entre los fármacos más consumidos en España con el ibuprofeno a la cabeza, aunque en los últimos años ha experimentado un ligero descenso, según datos de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (@AEMPSGOB).

Los antiinflamatorios no esteroides se administran para combatir el dolor y la inflamación. Son muchas las personas mayores que sufren enfermedades reumáticas, como la artritis, que encuentran alivio en este medicamento, tal y como señala la Arthritis Foundation (@ArthritisFdn). Además, ¿quién no se ha tomado más de una vez alguno de estos “calmantes” con o sin receta médica? Este gesto tan habitual puede que no siempre sea lo más beneficioso para la salud.

Alteraciones digetivas AINES

¿Tienen contraindicaciones o efectos secundarios?

Cualquier fármaco puede tenerlos y este grupo también. De ahí la importancia de evitar siempre la automedicación sobre todo si se sufren distintas enfermedades y se toman, al mismo tiempo, otros medicamentos como parte de un tratamiento.

La Fundación Española del Aparato Digestivo (@saludigestivo) explica que los AINES pueden ejercer una acción perjudicial en la mucosa que cubre el tubo digestivo, el estómago y el duodeno incluidos. No producen los mismos efectos ni con la misma intensidad en todas las personas. Las que deben tomar precauciones especiales son aquellas que tengan antecedentes de úlceras o hemorragias digestivas y, en general, los mayores de 65 años, sobre todo si presentan enfermedades o siguen tratamientos en los que se combinan distintos medicamentos de este tipo.

No hay que ser alarmistas, pero sí prudentes. Se estima que un 20% de las personas que toman de forma frecuente AINES sufre, en algún momento, molestias leves como pesadez en el estómago, ligero dolor abdominal o ardor. Pero también hay casos en los que estos fármacos dañan la mucosa y pueden llegar a provocar desde pequeñas lesiones, que generalmente no muestran síntomas graves, hasta complicaciones más serias, como una úlceras o hemorragias, situaciones poco frecuentes pero que llegan a alcanzar el 2%.

Alteraciones digestivas AINES

Otras consecuencias de la toma inapropiada de AINES

Es importante aclarar que dentro de este extenso grupo de medicamentos no todos son iguales ni provocan los mismos efectos. Los avances en medicina y farmacia han hecho posible AINES de nueva generación, los llamados inhibidores de la COX2 (comercializados bajo distintas marcas) que evitan algunas de las complicaciones comunes y contribuyen a mantener protegida la mucosa que recubre el sistema digestivo.

Estos innovadores fármacos han conseguido frenar algunos de los efectos no deseados, pero los especialistas advierten que, aun así, algunos AINES, por su acción específica, pueden estar contraindicados en casos concretos, por ejemplo si existe algún tipo de patología que afecte al hígado, como puede ser una cirrosis hepática, tal y como recuerda la Asociación Española de Gastroenterología (@aegastro).

Algunos de ellos también podrían llegar a interferir en la acción de determinados medicamentos utilizados para tratar cardiopatías, por lo que si se sufre alguna enfermedad que afecta al corazón o a la circulación sanguínea, es básico consultar con el médico antes de tomar AINES por cuenta propia, sobre todo si se está en tratamiento con algún anticoagulante como el conocido Sintrom ®.

Alteraciones digestivas AINES

Cómo administrar los antiinflamatorios no esteroides

Teniendo en cuenta la edad, el estado físico general y las posibles patologías presentes, será el médico quien determine las dosis y pautas exactas de medicación con AINES.

La ingesta de estos fármacos produce efectos similares sea cual sea su vía de administración. La más utilizada es la oral, en forma de cápsulas y pastillas, y debes saber que esos efectos no se ven alterados porque los tomes antes, durante o después de las comidas (es falso que con el "estómago lleno" su acción sea menor).

Si notas molestias gástricas o de cualquier otro tipo tras la ingesta de estos medicamentos, es importante comentarlo con el médico. Puede que la solución para acabar con ellas sea simplemente optar por otro tipo de AINE, recurrir a un protector estomacal, tipo omeprazol, o descartar definitivamente el uso de este grupo de fármacos. En los casos más alarmantes, en los que la ingesta llegue a provocar vómitos, fuerte dolor abdominal o heces anormalmente oscuras o rojizas, la consulta no puede esperar.

Si las molestias son persistentes, el especialista recurrirá a pruebas diagnósticas, como un análisis de sangre general y una gastroscopia, que permitan explorar el posible daño en la mucosa del estómago y el duodeno, para valorar posibles tratamientos alternativos si mantener la administración de AINES resultase contraproducente.

0

No hay comentarios ¿Te animas?