Preguntas

La balneoterapia utiliza aguas mineromedicinales para tratar afecciones

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Viernes 7 de junio de 2019

2 minutos

Es una especialidad médica que emplea agua de manantiales con distintas finalidades terapéuticas

La balneoterapia utiliza aguas mineromedicinales para tratar gran cantidad de afecciones

La balneoterapia es el método que utiliza el agua que contiene propiedades mineromedicinales específicas con fines terapéuticos, bien mediante aplicaciones externas o a través de la ingesta. Para aplicarla en España es necesario cursar la especialidad médica que se conoce como hidrología, y para ello previamente hay que ser licenciado en medicina y haber superado el MIR. No hay que confundirla con la hidroterapia, ya que esta emplea cualquier tipo de agua previamente tratada, lo que es usual en los spas o centros de estética.

Aguas mineromedicinales

Las aplicaciones de la balneoterapia variarán en función del agua mineromedicinal y de sus características. Para ello existe una clasificación que tiene en cuenta determinados elementos químicos. A veces una misma agua puede contener varios de ellos, además de oligoelementos, que poseen otras acciones, según informan desde la Sociedad Española de Hidrología Médica.

El tratamiento balneoterápico recurre a las aguas de forma natural, sin tratar y directamente del manantial de dónde emanan. Uno de sus métodos consiste en combinar inmersiones en agua caliente y fría. A veces el agua se encuentra a una temperatura elevada y se aconseja permanecer un tiempo y otras veces se pueden aplicar chorros a media presión. La utilización del agua a distintas presiones y temperaturas provoca distintos efectos en el cuerpo.

También se recurre a la utilización de lodos, arcillas o fangos, ya que estas aguas contienen minerales que la piel absorbe.

Áreas terapéuticas

El equipo médico es el que debe determinar qué tratamiento se debe aplicar en función de la patología que presenta cada paciente. La balneoterapia se emplea en numeras áreas terapéuticas.

En el ámbito de la reumatología se utiliza para la atrosis, la artritis en una fase no aguda, en problemas de movilidad articular, lumbalgia, y también para afecciones respiratorias como puede ser la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) o asma, entre otros.

También se pueden abordar trastornos digestivos como gastritis, estreñimiento o hemorroides, problemas metabólicos o endocrinos, problemas cardiovasculares o neurológicos, como por ejemplo las cefaleas.

Los campos de actuación son muy amplios, por ello los médicos especializados son los que nos pautaran qué posibilidades tenemos y cómo se debe suministrar el tratamiento.

De igual modo, la balneoterapia tiene contraindicaciones, por lo que es importante asesorarse previamente y explicar al equipo que nos atienda todas las enfermedades que tengamos o tratamientos a los que nos estamos sometiendo en el caso de que así sea. Este método no suele provocar efectos secundarios, en especial si siguen todos los parámetros indicados por los especialistas en hidrología.

0

No hay comentarios ¿Te animas?