Preguntas

¿Qué es la cataplexia? El principal síntoma se desencadena cuando te ríes

Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Martes 14 de mayo de 2019

2 minutos

El conocido periodista Jordi Évole padece esta rara enfermedad que hace perder el tono muscular

La risa provoca la enfermedad llamada cataplexia

Reírse es sanísimo. Numerosos estudios así lo avalan, como la Universidad de Navarra que afirma que uno de los beneficios de la risa es alargar la vida. Hasta 4 años y medio más de media viven las personas más risueñas en comparación con las que siempre están serias o malhumoradas. 

Pero parece que, con la edad nos cuesta más esbozar una sonrisa. Ya no llegamos, ni de lejos, a esa media de cuando éramos niños y sonreíamos unas 200 veces al día. Ahora apenas lo hacemos en una veintena de ocasiones.

Por tanto, que no falte el humor... salvo para aquellas personas que padecen una rara enfermedad que se desencadena, precisamente, con una carcajada. Es la cataplexia, una patología que hace que el cuerpo se vuelva flojo, se produzca una pérdida repentina del tono muscular y del control sobre el cuerpo de uno mismo. Incluso en los casos más graves puede dar lugar a que la persona se acabe desmoronando y vaya al suelo.

¿Es parecida a la narcolepsia?

Esta dolencia guarda cierta similitud con la narcolepsia, ya que se sitúa en el umbral de los trastornos del sueño debido a ese episodio de debilidad muscular. Podría ser, por así decirlo, uno de los síntomas de esta otra enfermedad que se manifiesta en forma de una somnolencia que hace que esos pacientes se queden dormidos de repente, incluso en pleno día. 

La cataplexia, como explicaba hace unas semanas el conocido periodista Jordi Évole que también la sufre, se debe a un desajuste del sueño. Así, en esos momentos en que se produce una crisis, que puede durar desde segundos a unos minutos, ese paciente siente que no puede controlar sus músculos ni mover su cuerpo, pero en ningún momento pierde la conciencia. Lo que sí puede suceder es que se caiga de repente al suelo y se quede inmóvil por unos minutos, para asombro de los que le acompañan. 

Y todo ello desencadenado por emociones como la risa, el miedo, el llanto o la ira que hacen que la cabeza y la mandíbula se caigan hacia abajo, mientras las rodillas comienzan a flaquear. Como si de un muñeco de papel se tratara. 

¿Cómo es su tratamiento?

Las personas que sufren esta extraña patología neurológica deben ser muy conscientes de que no hay cura para dicha enfermedad. Pero sí se puede llevar una vida normal si se siguen una serie de pautas. Recomendaciones que van desde una mejora de sus rutinas de sueño, para favorecer ese descanso nocturno, a tratamiento farmacológico si así lo recomienda un especialista. Medicamentos como antidepresivos o con el oxibato de sodio como compuesto para, así, reducir los síntomas de la cataplexia.

0

No hay comentarios ¿Te animas?