Preguntas

Colorterapia, qué es y cuáles son sus aplicaciones

Teresa Rey

Jueves 7 de marzo de 2019

2 minutos

Se basa en las vibraciones de los colores y se aplica en trastornos de salud y también en decoración

Colorterapia, qué es y cuáles son sus aplicaciones (Bigstock)

La cromoterapia o colorterapia es una terapia alternativa que se basa en la utilización de la energía de la luz a través de los colores, explica la Asociación Española de Psicología Holística. Esta práctica se basa en la teoría de que los colores influyen en el estado de ánimo y en los sentimientos. Sus aplicaciones son varias, por ejemplo se emplea en la decoración de espacios y también en el ámbito de la salud y para abordar algunas patologías, aunque la Asociación para Proteger al Enfermo de Terapias Pseudocientíficas, la incluye en su listado de terapias pseudocientíficas, es decir, aquellas que ofrecen efectos curativos sin haber demostrado científicamente su efectividad.

En qué consiste

Esta terapia se centra en los colores y sus vibraciones. El color influye en los estados anímicos y esta energía que desprenden se puede canalizar para regular algunos desequilibrios que se producen en el organismo, según los defensores de la colorterapia.

Las diferentes tonalidades que nos rodean pueden calmarnos, excitarnos, alterarnos o equilibrarnos. Cada color nos afecta de una manera u otra, a veces las vibraciones que emiten se encuentran alteradas, pero desde esta perspectiva se pueden modular de modo que traten de ayudarnos en determinados trastornos físicos y emocionales.

Aplicaciones

Esta teoría basada en los colores buscar ayudar a corregir estados de ánimo, mejorar el sistema nervioso y circulatorio, trastornos alimentarios como la bulimia o la anorexia o mejorar la calidad de la piel, entre otros, afirman sus defensores. En el mundo de la decoración también se aplican a menudo los principios de la colorterapia.

Los colores

Los tonos empleados en la cromoterapia son el rojo, el naranja, el amarillo, el verde, el turquesa, el azul, el violeta y el magenta.

  • Rojo: es bueno para estimular la circulación sanguínea, además de aportar vitalidad.
  • Azul: refrescante y calmante. Se aplica contra el estrés y el insomnio. También tiene propiedades antisépticas.
  • Verde: genera armonía y equilibrio, es un color tranquilo y relajante. Ayuda a calmar los nervios.
  • Naranja: resulta bueno contra la fatigas y es ante todo una tonalidad que invita al optimismo.
  • Amarillo: estimula la concentración y el cerebro. Es muy enérgico.
  • Violeta: está vinculado a la espiritualidad. Se utiliza en casos de nerviosismo o trastornos de la alimentación.
  • Magenta: representa la amabilidad y el amor.
  • Turquesa: es también calmante y se emplea para reforzar el sistema inmune.
1
Fernando Sánchez Matesanz Hace 1 año
Esperaba con curiosidad y ciertas expectativas la aparición de este nuevo medio y me encuentro con un artículo que da pábulo a una pseudociencia... ¿De verdad que los mayores no nos merecemos algo más serio?