Preguntas

Hacer puzles es una afición beneficiosa para la mente que se puede compartir con los nietos

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Sábado 1 de junio de 2019

2 minutos

Ayudan a mantener activo el cerebro, a desarrollar habilidades espaciales o mejorar la concentración

Hacer puzles es una afición beneficiosa para la mente que se puede compartir con los nietos

Los puzles o rompecabezas ayudan a mantener activo el cerebro, son una actividad con un componente lúdico y mental importante y por ello, al igual que por ejemplo los juegos de mesa, hacen trabajar la materia gris desde distintas perspectivas. Sus beneficios se aplican tanto a los adultos, y en especial en personas mayores, como en los niños. De modo, que si tienes este hobby y quieres compartirlo con tus nietos, les transmitirás una afición que beneficia a ambos.

Orígenes y ventajas

El origen del primer rompecabezas es meramente accidental, ya que parece ser que en el siglo XVIII, el diseñador londinense de mapas John Splisbury un día colocó sobre un tablero de madera varios trozos recortados por las fronteras de uno de sus mapas. Este fue el comienzo de lo que luego se convertiría en un sistema para enseñar geografía de forma didáctica a los alumnos británicos. Después pasaron por distintas fases, hasta que se popularizaron y se convirtieron en el juego de entretenimiento que hoy conocemos.

En cuanto a las ventajas de hacer puzles, por un lado destaca precisamente ese elemento de divertimento que conlleva, lo que es positivo para nuestro estado anímico, como cualquier otra actividad que realicemos que nos haga sentirnos bien.

Mientras realizamos un rompecabezas experimentamos infinidad de sensaciones desde la misma motivación y el reto que supone ir encontrando la pieza que encaja, hasta la frustración y el enojo cuando no hayamos la adecuada, y la satisfacción y alegría cuando concluimos con éxito. Todo esto hace que trabajemos nuestra capacidad de atención a la par que mantenemos el cerebro en acción por medio de todos los estímulos que le estamos ofreciendo.

Creatividad y apego

Dicen los expertos que hacer puzles estimula la creatividad y ayuda a desarrollar habilidades para la resolución de problemas. A su vez, un estudio realizado en personas mayores de entre 70 y 79 años por el Instituto Nacional del Envejecimiento de Estados Unidos, demostró que los mayores de estas edades que realizaban puzles con asiduidad, tenían más expectativas de vida, mejores interrelaciones sociales y además sufrían menos enfermedades neurodegenerativas.

Se ha demostrado que dedicarse a este entretenimiento ayuda además a mejorar la concentración, desarrollar el pensamiento lógico e incluso estimular la habilidad espacial y matemática. Además, al ser una actividad placentera contribuye a que nos relajemos.

Si nos gustan los puzles podemos compartir esta afición con nuestros nietos. Esta es una forma de aumentar el apego con ellos, pero también estaremos contribuyendo a que asimilen todo los aspectos positivos que tienen estos elementos lúdicos para su desarrollo educacional, a la par que también nos beneficiamos nosotros.

0

No hay comentarios ¿Te animas?