Preguntas

La L-Carnitina a examen: ¿qué efectos puede tener en la salud de los mayores?

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Martes 14 de enero de 2020

3 minutos

Este compuesto, utilizado en el ámbito deportivo, podría presentar determinadas contraindicaciones

L-Carnitina

A base de oírlo, el nombre L-Carnitina empieza a resultar algo conocido, pero realmente poco sabemos de este compuesto orgánico al que se le atribuyen excelentes propiedades, especialmente si de lo que se trata es de quemar grasas acumuladas en el organismo.

Esta sustancia, que metaboliza nuestro propio organismo a partir de aminoácidos como la lisina, según explica la Asociación Española de Pediatría (@aepediatria), desempeña un importante papel a la hora de transformar los ácidos grasos en energía y estudios recientes apuntan a que podría aportar beneficios a la salud general y, en especial, a la salud cardiovascular. ¿Qué hay de cierto en esto?

La L-Carnitina en el organismo de una persona mayor

Si haces deporte de manera habitual, sobre todo si lo tuyo es el fitness, sabrás que la L-Carnitina está presente en numerosos suplementos pensados para incrementar el rendimiento, reduciendo la fatiga que puede provocar el entrenamiento. El fin de este tipo de productos, añadidos con frecuencia a batidos post-entreno, es optimizar la quema de grasas, mejorando la definición de la musculatura.

En realidad, este es un nutriente que nuestro organismo se encarga de transformar y que se encuentra, de forma natural, en distintos alimentos, especialmente de origen animal como carnes de mamíferos y aves. Es solo un elemento más de los muchos que intervienen en el complejo proceso de la absorción de los lípidos a nivel celular, por lo que lo primero que hay que tener claro es que no se trata de ninguna sustancia milagrosa para adelgazar.

Sin pretender dar una explicación científica, este compuesto juega un papel importante a la hora de suministrar la energía necesaria para la actividad celular y su presencia en el organismo implica que este recurra antes a los depósitos grasos que a los azúcares ingeridos en la dieta. Tirar de las grasas suena bien, pero para que el compuesto sea sintetizado de manera correcta, se requiere un trabajo eficaz del hígado y los riñones. La inclusión en la dieta de un adulto mayor de cualquier suplemento que contenga esta sustancia en cantidades considerables, es conveniente que cuente con la correspondiente recomendación médica.

L- Carnitina en el entrenamiento de fuerza

¿Tiene efectos protectores frente a distintas patologías?

Estos compuestos tomados en cantidades adicionales a las que se pueden obtener a través de una dieta equilibrada, puede tener efectos saludables en una persona que ha superado los sesenta años, pero sigue manteniendo un nivel de entrenamiento deportivo de intensidad media-alta. El suplemento puede resultar especialmente recomendable en aquellos casos en los que el objetivo del ejercicio aeróbico y de fuerza es eliminar depósitos de grasa y conseguir, al mismo tiempo, mantener un buen tono muscular.

Hay que insistir en que los resultados no van a depender únicamente de la toma de un determinado producto, sino de un conjunto de factores perfectamente combinados: dieta, ejercicio adecuado y suplementos solo en caso de ser necesarios.

En los últimos años, las investigaciones sobre la L-Carnitina se han centrado en descubrir sus posibles beneficios y contraindicaciones más allá del ámbito deportivo. Hay que recordar que un déficit en el organismo de esta sustancia puede provocar trastornos derivados de la insuficiente producción de energía. De hecho, cuando este déficit se detecta en niños, incluso en recién nacidos, se procede a su administración vía oral en las dosis y pautas terapéuticas establecidas.

Entre los últimos avances, algunos estudios, entre ellos los realizados por un equipo de investigadores de la Universidad de Sevilla (@unisevilla), apuntan a que esta sustancia, que posee propiedades antiinflamatorias y antioxidantes, en las proporciones idóneas podría resultar beneficiosa para tratar determinados casos de hipertensión arterial, reduciendo de esta manera los riesgos frente a algunas cardiopatías derivadas de ella.

También existen otras líneas de investigación sobre los posibles efectos que estos suplementos podrían tener en enfermedades neurodegerativas como el Alzehimer.

Rutina de entrenamiento en la elíptica superados los 60 años

Pros y contras: precauciones

Salvo en el caso de patologías concretas y diagnosticadas, derivadas de una deficiencia de L-Carnitina en el organismo, el uso de esta sustancia en tratamientos clínicos sigue estando limitado. Si practicas una actividad deportiva intensa, puede que la toma de suplementos que la contengan resulte recomendable, pero la consulta previa con el médico o nutricionista siempre es aconsejable.

Si se padece diabetes mellitus o insuficiencia renal en alguno de sus estadios, se deben extremar las precauciones ante su posible ingesta. Además, hay que tener en cuenta que la L-Carnitina puede provocar efectos secundarios no deseados como náuseas, mareos o dolor abdominal.

Dieta adecuada y ejercicio regular, combinando actividades aeróbicas y de fuerza, es todo lo que necesitas para quemar grasas y mantener en buen estado tu musculatura, pero si crees que un suplemento de este compuesto te puede venir bien, una consulta previa hará que puedas tomarlo con todas las garantías.

0

No hay comentarios ¿Te animas?