Preguntas

¿Para qué se utiliza el trasplante de células madre?

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Martes 30 de julio de 2019

2 minutos

Se emplea para tratar ciertos tipos de cáncer como leucemias, mieloma múltiple y algunos linfomas

Células

El trasplante de células madre es un tratamiento al que se recurre para el abordaje de algunos tipos de cáncer, en concreto algunas leucemias, mieloma múltiple y linfomas determinados. En ocasiones, enfermedades concretas de la sangre también se tratan con este método. Se le conoce también como trasplante de médula ósea, porque hace un tiempo las células madres se obtenían principalmente de esta parte del cuerpo, pero esto a día de hoy ha cambiado.

Células madre hematopoyéticas

Las células madre hematopoyéticas, que no tienen nada que ver con las embrionarias (las que se utilizan para la clonación y otras investigaciones), se ubican en la médula ósea, esa parte esponjosa que hay en el interior de algunos huesos. Cuando estas maduran, salen al torrente sanguíneo, pasándose a denominar células madre de la sangre periférica.

En algunos tipos de cáncer ocurre que esas células no se producen con normalidad porque la médula ósea está afectada por la enfermedad o también a consecuencia de la quimioterapia o radiación, y en ocasiones el daño se genera por otras patologías.

En el trasplante, las células pueden provenir de la médula ósea, ya del propio paciente o de alguien más, del torrente sanguíneo o de la sangre del cordón umbilical de los recién nacidos. Actualmente, la mayoría de ellas se obtiene de la sangre, aunque todo depende de la patología que se tenga.

Con una trasplante de estas células lo que se pretende principalmente es proporcionar nuevas células madre, dado que estas se ha dejado de producir o sufren alguna alteración.

Premio de Medicina Personalizada de Precisión para una nueva técnica relacionada con la leucemia

Aplicaciones

A veces ocurre que si se emplean dosis altas de quimioterapia, y en ocasiones también junto a la radiación, se eliminan esta clase de células y la médula deja de fabricarlas. En estos casos es necesario, por tanto, aplicar este tipo de terapia. Las nuevas células que se inyectan en el organismo reemplazan a las que se han destruido durante el tratamiento, y gracias a este sistema los oncólogos puede recurrir a dosis más altas de quimioterapia con el objeto de eliminar las células cancerosas.

De igual modo, este tratamiento es útil para tratar específicamente ciertos tumores. Hay veces que esas células provienen de la donación de otra persona y al ser trasplantadas al enfermo encuentran y acaban con las que están dañadas por el tumor.

Existen distintos tipo de trasplantes de células madre y la elección de uno u otro, así de dónde se obtienen estas, dependerá siempre de la enfermedad del paciente y de su estado de salud.

0

No hay comentarios ¿Te animas?