Preguntas

¿Qué es el priapismo? Cuando las erecciones duran varias horas

Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Miércoles 14 de agosto de 2019

2 minutos

Esta patología, en la mayoría de los casos, no guarda relación con una estimulación sexual previa

¿Qué es el priapismo?

Con este curioso término nos referimos a una patología que hace que el hombre tenga una erección durante varias horas, relacionada o no con la estimulación sexual. Una situación poco frecuente, pero no por ello menos molesta o dolorosa, que suelen experimentar los hombres de mayor edad, como explican los expertos de la Clínica Mayo (@ClinicaMayo).

Lo que sucede cuando hay una erección es que el pene se expande como consecuencia de una estimulación física o psicológica y esto hace que la sangre vaya hacia sus vasos sanguíneos. Algo normal, salvo en este tipo de situaciones en las que esos músculos no vuelven a su estado inicial de relajación pasados unos minutos o incluso horas. Y en el caso del priapismo, sin un componente sexual de por medio

Como la sangre permanece estancada, se trata de una emergencia urológica (en ocasiones, se solventa con una intervención quirúrgica), ya que va acompañada de un cambio de coloración en el pene, así como de un dolor que va aumentando con el paso del tiempo.

¿Qué es el priapismo?

¿A qué se debe esa rigidez del pene?

En la mayoría de los casos, este trastorno del aparato reproductor masculino no obedece a una situación previa de contenido sexual, sino que puede aparecer como consecuencia de otro tipo de afecciones de la sangre como, por ejemplo, la anemia de la leucemia. Por no hablar de otras causas como los efectos secundarios de ciertos medicamentos, el abuso de alcohol, infecciones tóxicas, lesiones en la médula, traumatismos en la región pélvica o algunos tipos de cáncer que afecten al pene.

La solución a este trastorno, como explican los expertos antes mencionados, no depende solo de la gravedad del mismo, sino también del tipo de priapismo al que se enfrente el especialista sanitario. Así, además de la posibilidad de recurrir al quirófano en los casos más graves, los tratamientos más comunes se basan en la prescripción de fármacos vasoconstrictores, en una aspiración manual para drenar el exceso de sangre en el pene con una jeringuilla o en la aplicación de hielo para bajar esa erección en los casos más leves.

Solo en los episodios más extremos se pueden observar complicaciones que lleven al paciente a sufrir una disfunción eréctil. Una situación que puede mejorar notablemente con algunas técnicas novedosas, como puede ser la prótesis de pene.

0

No hay comentarios ¿Te animas?