Preguntas

¿Qué es un queloide y qué puedes hacer para mejorarlo?

Ruth Macarrón

Foto: Bigstock

Lunes 14 de octubre de 2019

3 minutos

Esta lesión de la piel no es grave, pero puede resultar muy antiestética según su tamaño

¿Qué es un queloide y qué puedes hacer para mejorarlo?

ACTUALIZADO

Se trata de una afección cutánea que surge al crecer, de manera exagerada, el tejido cicatrizante tras una lesión. Aunque no reviste mayor problema, a veces su aspecto resulta antiestético y molesto para la persona que lo sufre. Te contamos a qué es debido y cómo puede mejorarse.

Qué es un queloide

Un queloide se produce sobre la piel que ha sanado después de alguna lesión o intervención. Son frecuentes los queloides en las cicatrices de algunas cirugías, pero también pueden salir a raíz de cortes menores, vacunas, quemaduras, marcas de acné o varicela, e incluso picaduras de insectos y perforaciones en las orejas. Su aspecto es abultado y suelen ser de color carne, rojo o rosado. La protuberancia originada puede ser sensible y producir picor o molestia.

Los queloides son más frecuentes en mujeres, sobre todo en el escote y los hombros, y en menores de treinta años, ya que las células de la piel son más vulnerables a los agentes externos. Asimismo, se presentan con mayor asiduidad en personas de raza negra, asiática e hispana. 

Qué es un queloide

Cómo tratar un queloide

Un queloide no necesita tratamiento por sí mismo, pero si la persona afectada quiere reducirlo, existen varias opciones. El Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid (@COFMadrid) recomienda comenzar con corticoides tópicos o intralesionares para intentar reducirlo. Si esta primera opción no funciona y el queloide es muy exagerado, se puede intentar extirparlo mediante cirugía, aunque es necesario tener en cuenta que este proceso puede provocar una cicatriz aún mayor.

Otros tratamientos indicados para reducir un queloide son los apósitos de silicona, que se recomiendan para eliminar las cicatrices; la crioterapia a base de nitrógeno líquido o los tratamientos con láser. Una última opción es el tratamiento con imiquimod, un gel tópico que actúa sobre las lesiones activando la respuesta del sistema inmunológico que se emplea para tratar verrugas y otras enfermedades como los moluscos contagiosos.

Es muy importante proteger adecuadamente del sol cualquier tipo de cicatriz y, en especial, los queloides. Es frecuente que el queloide hiperpigmente si se expone al sol durante su primer año después de haberse formado y puede que ese color más oscuro no desaparezca. Usar un factor de protección superior o incluso tapar la lesión con un apósito son algunas de las recomendaciones del Colegio Oficial de Farmacéuticos.

¿Qué es un queloide y qué puedes hacer para mejorarlo?

¿Y se pueden prevenir?

Como acabamos de ver, son muchos los tratamientos a los que puedes recurrir para aliviar los queloides cuando ya han aparecido. Sin embargo, también es posible impedir su aparición o empeoramiento si ya sabes que eres propenso a esta afección cutánea.

Tal y como explica el Colegio de Enfermería de Ciudad Real (@enfermeriaciuda) en uno de sus informes, antes de actuar debes comprobar si tu herida cumple los factores de riesgo vinculados a su aparición, como la profundidad de la lesión y la localización de la herida, pues estas son más susceptibles de desarrollarse en las zonas cercanas al hueso donde la piel está en tensión. Motivo por el que la tripa y el rostro apenas sufren este problema. A estos hay que sumar la edad y el tipo de piel del paciente.

Si el individuo cumple varios de estos requisitos, lo mejor es que siga algunas de las recomendaciones que indican los expertos y que impedirían la aparición de queloides, como usar protección UV o proteger la herida con un vendaje que retenga la humedad. Eso sí, consulta antes con tu médico para evitar males mayores. ¿Qué otras medidas existen?

  • Una de las opciones más eficaces es aplicar una sustancia hidratante sobre la herida o cicatriz ya cerrada para impedir que continúe creciendo. En especial, puedes recurrir a productos con acción emoliente o humectante que se encargan de relajar la dureza o la inflamación de la piel. Dentro de este grupo se encuentran los aceites minerales, la vaselina o lo ésteres de cera, por ejemplo.
  • Hacer masajes sobre el posible queloide también puede ser de gran ayuda, sin embargo, su intensidad debe ir acorde a la etapa de inflamación de la lesión, por eso se recomienda acudir primero a un especialista. De hecho, un masaje demasiado profundo puede incrementar la inflamación.
  • En el caso de que esta se haya reducido por completo, puedes proceder a movilizar la piel tú mismo. "Para estirar la piel próxima a una cicatriz, se colocan dos dedos en el comienzo de ésta y se estira la piel situada por encima de la cicatriz en dirección paralela", explican desde el Colegio de Enfermería de Ciudad Real. Eso sí, esto no es aconsejable cuando el queloide ya ha aparecido.
  • En algunos casos, el empleo de bandas o suturas adhesivas estériles puede aliviar esa tensión que a veces provoca el crecimiento exagerado del tejido cicatrizante.
0

No hay comentarios ¿Te animas?