Preguntas

Qué origina el dolor en las relaciones sexuales y cómo tratarlo

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Jueves 23 de mayo de 2019

2 minutos

Al trastorno se lo conoce como dispareunia y puede deberse a la sequedad vaginal o estados anímicos

Qué origina el dolor en las relaciones sexuales y cómo tratarlo

El dolor en las relaciones sexuales puede aparecer en algún momento de la vida de la mujer. El término para manifestar este trastorno es dispareunia, y según expertos de la unidad de suelo pélvico de la Clínica Rozalén (@ClinicaRozalen), se produce en 1 de cada 10 mujeres. Esta molestia se puede experimentar, antes, durante y después del coito. En ocasiones durante el mismo se puede sentir algún malestar, pero si este persiste y se produce con frecuencia puede tratarse de un problema que debe atender el especialista.

Por qué aparece

La dispareunia se define como un dolor persistente o recurrente que se produce en cualquiera de las etapas del acto sexual. La sensación es de ardor en la zona o de un dolor punzante durante la penetración que incluso puede mantenerse unas horas después de haber mantenido la relación.

Las causas pueden ser varias, una de ellas es la sequedad vaginal o lubricación insuficiente. Esto ocurre con frecuencia durante la menopausia, pero también hay medicamentos que pueden influir, sobre todo, los antidepresivos, lo que controlan la hipertensión, los antihistamínicos y algunos anticonceptivos.

También puede deberse por lesiones o traumatismos en esta parte, así como por el hecho de haber sufrido alguna cirugía u otros tratamientos. Infecciones como la cistitis, el eccema de piel u otros trastornos son causa frecuente de este dolor, junto a otros.

Estado anímico

Nuestro estado emocional también puede influir a la hora de sentir o no dolor durante las relaciones sexuales. Situaciones de estrés o ansiedad hacen que el suelo pélvico se tense y esto provoca malestar. Cuestiones psicológicas vinculadas a las creencias, a la apariencia externa o a la intimidad son también motivos que no desencadenan la dispareunia.

El tratamiento se tiene que ajustar a la causa que origina esta situación. En el caso de que se produzca a consecuencia de una falta de lubricación motivada por la menopausia, se suele indicar un tratamiento tópico con estrógenos que se aplica en la zona. Del mismo modo, se pueden administrar fármacos, que determinará el ginecólogo.

Si el motivo es otro, como por ejemplo una infección, el abordaje se centrará en este problema que es el que ha provocado el dolor.

En el caso de ser un trastorno psicológico, lo ideal es acudir a un sexólogo o psicoterapeuta que nos ayude a gestionar nuestra visión sobre las relaciones sexuales para poder recuperar una vida sexual plena y satisfactoria.

0

No hay comentarios ¿Te animas?