Preguntas

¿Cómo se mide la capacidad de funcionamiento de los riñones?

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Viernes 13 de diciembre de 2019

4 minutos

Más del 50% de enfermos renales que requieren diálisis son adultos mayores de 65 años

¿Cómo se mide la capacidad de funcionamiento de los riñones?

Es uno de los datos apuntados en la XII reunión del Grupo de Nefrología Geriátrica de la Sociedad Española de Nefrología (@SENefrologia), que recuerda que, en España, el número de personas que sufren Enfermedad Renal Crónica (ERC) supera los siete millones. En los mayores de 65 años, la prevalencia de esta patología se estima en un 17%.

Los expertos recuerdan que esta enfermedad resulta asintomática en sus primeras fases, por lo que es importante mantener los controles necesarios que confirmen el correcto funcionamiento de los riñones dado que, a medida que la edad avanza, la probabilidad de daño renal se incrementa. El Ministerio de Sanidad (@sanidadgob) señala que en caso de padecer patologías que constituyen factores de riesgo, como la diabetes tipo 2, la hipertensión arterial, la insuficiencia cardiaca y la cardiopatía isquémica, las revisiones periódicas que permitan un diagnostico precoz de la insuficiencia renal son de vital importancia.

¿Cómo podemos conocer si funciona correctamente?

En el complejo “mecanismo” que es nuestro organismo, el riñón desempeña una función depurativa esencial. Se encarga de filtrar y eliminar las toxinas presentes en el torrente sanguíneo, regulando además nuestro nivel hídrico y las cantidades de electrolitos (sodio y potasio).

La Federación Nacional Alcer (@FNALCER) explica que a los riñones llega la sangre que ha llevado el oxígeno y los nutrientes por todo nuestro cuerpo a través del sistema circulatorio. Aquí, millones de minúsculos filtros (glomérulos) “separan” el exceso de agua y las posibles toxinas disueltas o en suspensión. Esos dos elementos formarán la orina que será expulsada. Los riñones regulan la cantidad de líquido y las sustancias de deshecho que van en él porque ya resultan inútiles o tóxicas para el organismo.

Poder medir las cantidades de elementos como, por ejemplo, el ácido úrico, la urea, la creatinina o minerales como el calcio o el fósforo aporta una información determinante para saber cómo están funcionando nuestros riñones y tener claro hasta qué punto su capacidad de filtrado es efectiva.

Cómo medir el funcionamiento de los riñones

¿Cómo se mide la función renal?

Conocer la capacidad real de filtrado de los riñones es una cuestión básica de salud en los adultos mayores. Como recuerda la Asociación Española de Hígado y Riñón (@AEHR_new), la insuficiencia renal es un concepto que hace referencia a una evidencia que se contrasta con distintas pruebas: que los riñones no son lo suficientemente eficaces para cumplir su esencial función. Es importante conocer qué grado de insuficiencia se padece para poder determinar tratamientos y medidas que frenen su avance.

Los expertos explican que se puede hablar de 5 estadios en el desarrollo de la enfermedad, que van del 1 al 5 según el nivel de filtrado que alcanzan los riñones. En nivel 5 indica que los riñones no filtran lo suficiente para asegurar la vida del paciente, por lo que en este grado máximo de gravedad es necesario recurrir a un tratamiento de diálisis o un trasplante siempre que sea posible.

Para conocer la operatividad del riñón hay que realizar un análisis de sangre y de orina. La primera de estas pruebas permite detectar la cantidad de sustancias, como la urea y la creatinina, presentes en el organismo y compararlas con los niveles normales en una persona sana. Cuanto más por encima estén, el pronóstico empeora porque querrá decir que los riñones no las están eliminando al ritmo adecuado. La creatinina también se debe medir en la orina.

Otra prueba frecuente es la recogida de orina durante 24 horas, algo que aporta una información esencial para conocer qué cantidad de líquido filtran y generan los riñones, en un periodo de tiempo determinado, para su posterior expulsión.

Una vez diagnosticada la enfermedad, los controles periódicos permiten conocer otros datos importantes como nuestro cómputo de glóbulos rojos, algo esencial a la hora de prevenir o combatir la anemia, que con frecuencia se presenta asociada a la enfermedad.

Cómo medir el funcionamiento de los riñones

Consejos básicos para mantener unos riñones sanos

La insuficiencia renal no suele mostrar síntomas evidentes hasta que está en un grado avanzado. La única "pista” que puede ponernos sobre aviso es un cansancio inexplicable que puede señalar anemia. Los riñones no duelen por insuficiencia renal, cuando el dolor se concentra en la zona baja de la espalda, puede tratarse de una contractura o de patologías reumáticas o musculares, como el lumbago. Tampoco la frecuencia en la micción o la cantidad de orina es, necesariamente, un síntoma de anomalía patología.

Acudir a las revisiones periódicas que indique el médico de familia o el especialista es la mejor medida para saber exactamente el estado de los riñones y evitar el avance de la enfermedad, si existe. También es básico intentar evitar, o al menos controlar, factores de riesgo que dependen, en gran medida, de una dieta equilibrada y unos hábitos saludables.

Respecto a los alimentos que pueden beneficiar o perjudicar la función renal, como norma general es importante mantener controlada la ingesta de potasio, pero la dieta que siga una persona con enfermedad renal siempre va depender de las pautas que indique el nefrólogo, teniendo en cuenta sus análisis particulares y el estadio en el que se encuentre la enfermedad.

0

No hay comentarios ¿Te animas?