Preguntas

El Síndrome Químico Múltiple o la incapacidad para tolerar las sustancias que te rodean

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Martes 3 de septiembre de 2019

2 minutos

En España se reconoció como enfermedad en el año 2015 y merma bastante la calidad de vida

El Síndrome Químico Múltiple o la incapacidad para tolerar miles de sustancias que nos rodean

La Sensibilidad Química Múltipe (SQM) se reconoció como enfermedad en España en el año 2015, explican desde la Sociedad Española de Síndrome de Sensibilidad Central. Es un trastorno que se produce cuando una persona es incapaz de tolerar algunas sustancias químicas que están en el medio ambiente, pero que al resto de la población no les producen ningún efecto nocivo. Su evolución es crónica y el individuo que la presenta posee reacciones diversas frente a dosis bajas de estas sustancias, a las que en un principio toleraba.

Plaguicidas y disolventes orgánicos

Se cree que su aparición puede ser de origen genético y el desencadenante es normalmente la exposición al elemento químico en cantidades elevadas o de una manera repetida o continuada. Los productos que suelen generar este problema, en una primera instancia, son los plaguicidas y los disolventes orgánicos que se utilizan en numerosos procesos industriales y artículos diversos como los de limpieza.

La enfermedad no afecta por igual a todo el mundo. En algunos casos, los síntomas son leves y en otros hasta pueden ser discapacitantes, de modo que la calidad de vida los pacientes se ve alterada de forma considerable. Lo más común es tener fatiga, problemas de memoria o falta de concentración, trastornos estomacales o dolor muscular. En ocasiones, se dan complicaciones respiratorias o dermatológicas y otros problemas como sensibilidad visual o auditiva, o cefaleas.

Los expertos aseguran, además, que las personas con Sensibilidad Química Múltiple tienen más probabilidades de desarrollar enfermedades de la glándula tiroides, lupus, artritis reumatoide y esclerosis múltiple.

Los agentes químicos que tienden a producir estas reacciones son los que se encuentran habitualmente en el hogar y que todos usamos sin apenas fijarnos en su composición. Estamos hablando de ambientadores, productos de limpieza en general, barnices, pinturas, pegamentos, medicamentos, cosméticos... Pero también en el medio ambiente hay otros elementos que afectan a parte de la población, como las ondas electromagnéticas, las ondas sonoras o incluso los rayos solares.

Evitar los agentes químicos

A día de hoy, no hay un tratamiento específico para controlar esta situación. Lo que sí se recomienda es alejarse o evitar las sustancias que desencadenan las reacciones. Por otro lado, los expertos aseguran que, aunque algunos de los síntomas que se tienen son similares a los de una alergia, realmente son trastornos diferentes.

Generalmente, estos pacientes muestran a su vez otra serie de patologías asociadas que pueden agravar incluso los síntomas de la sensibilidad, como fatiga crónica, fibromialgia, colon irritable o estados depresivos, entre otros.

0

No hay comentarios ¿Te animas?