Preguntas

¿Cómo tratar a una persona que padece episodios de delirium puntual?

Victoria Herrero

Miércoles 18 de marzo de 2020

2 minutos

Una alteración de la conciencia que hace que la persona se sienta confundida o desorientada

Delirium puntual en mayores (bigstock)

Un despiste lo puede tener cualquiera. Si no conocemos el lugar en el que nos encontramos es fácil que nos sintamos desorientados por unos instantes. Sin embargo, cuando esta situación se produce en persona mayores que presentan signos de confusión o pérdida momentánea de la memoria, es importante acudir a un médico para su valoración.

Y es que puede que todo se deba a lo que se conoce como delirium puntual. Como explican desde el Complejo Hospitalario Universitario de Albacete, "se trata de una alteración de la conciencia que se manifiesta por disminución de la capacidad de atención, que se desarrolla en un breve espacio de tiempo (pueden ser horas o incluso días) y que va presentando situaciones variables".

Además, esta causa puede traer aparejados otros desencadenantes como alteraciones o alucinaciones durante el sueño o comportamientos agresivos que, en ocasiones, desconciertan a sus familiares. Incluso se dan casos más graves de pacientes que no reconocen ni a sus propios seres queridos. 

Esa desorientación no obedece siempre a un síntoma de la demencia, sino que en ocasiones se produce después de haber sufrido una caída, con una bajada de potasio o incluso en situaciones de fiebre

El papel de la familia en casos de delirium puntual

En estos casos, la familia debe mantener la calma ante estos episodios y no alarmarse antes de tiempo. Sin embargo, es conveniente acudir al médico para que explore a esta persona y evite que se desencadenen otros problemas de salud añadidos como puede ser la deshidratación, muy común en estos casos.

Su familiar no ha perdido la cabeza, tranquilo. Pero, es necesario proporcionarle un entorno adecuado y una serie de cuidados para mejorar su calidad de vida: 

  • La persona debe permanecer en un ambiente tranquilo con una luz natural y nada de exceso de ruidos. 
  • No es conveniente cambiarle mucho del escenario donde se encuentra cómodo y le resulta familiar.
  • En todo momento debe estar acompañado por una persona. Lo ideal en este sentido es que sean siempre las mismas personas las que lo cuidan y no una cada vez para que no se sienta confuso. 
  • Es conveniente que salga a la calle y se relacione y socialice con otras personas.
  • Cuando nos dirijamos a ella debemos hacerlo con frases amables, tranquilas y sencillas. Mucha información puede resultarle abrumador y alterarla. 
0

No hay comentarios ¿Te animas?