Salud

¿Soñamos lo mismo que los japoneses? Así nos afecta la cultura cuando dormimos

Ignacio Casanueva

Foto: BigStock

Miércoles 16 de diciembre de 2020

1 minuto

Las alegrías, preocupaciones y objetivos marcarán el tipo de sueños que tengamos al dormir

¿Soñamos lo mismo que los japoneses? Así nos afecta la cultura cuando dormimos
Ignacio Casanueva

Foto: BigStock

Miércoles 16 de diciembre de 2020

1 minuto

Dormir es una función necesaria en todas las personas. Es nuestra forma de cargar las pilas y desde Chile hasta Japón todos necesitamos ir a la cama y reflexionar nuestras ideas con la almohada.

Soñar nos permite que nuestro cerebro “ponga en orden” nuestras ideas e interprete lo sucedido durante el día. Podemos pensar que por ejemplo una persona de la India no tendrá los mismos sueños que nosotros, pero que tengamos culturas diferentes no significa que al final no tengamos las mismas preocupaciones, alegrías, temores y objetivos.

Una de las limitaciones en este tema es que hablar de lo que hemos soñado no es común. Por un lado porque a lo largo de la noche podemos tener varios sueños, y al despertarnos los olvidamos rápidamente. Otro de los motivos es que no solemos comentar nuestros sueños con las personas.

Estos son los alimentos que pueden afectar a tu sueñosueño

 

Son en estas conversaciones cuando nos damos cuenta de que hemos tenido sueños muy parecidos: sentir que caemos al vacío, estar desnudos frente a los demás, recorrer un pasillo estrecho y sin fin o que se caen nuestros dientes.

Y es que diferentes enfoques de los sueños, definiciones o ejemplos compartidos en personas que viven de distintas partes del mundo comparten un nexo: una carga emocional muy similar. Por lo tanto, nuestros sueños, a pesar de que cambien los protagonistas, comparten las mismas funciones y muchas veces argumentos.

Entonces, ¿no hay diferencias?

Las únicas diferencias que podemos encontrar en las que afecte la cultura será en la calidad de las horas del sueño. Es decir, dependiendo de los países o culturas la calidad del sueño puede varias: horas totales, tiempo en estado REM, etc.

En la transición de la infancia a la adolescencia, la duración del sueño se reduce de 10 horas de media a 8. Pero la reducción del tiempo de sueño en los jóvenes podría estar sucediendo debido a la manera en que funciona la sociedad en la que se desenvuelven.

Por ejemplo, las personas de Asia tienen las horas de sueño más cortas (6,30 horas) seguidas por América Central y del Sur (6,40 horas) frente a las de Oceanía y Europa (más de 7 horas). Entre las razones que están detrás destaca que las demandas laborales y educativas en los países asiáticos y Suramérica despiertan más preocupación y por tanto reducen la calidad de horas en la cama.

Junto a estas preocupaciones también hay factores ambientales que influyen en los sueños como la luz, el ruido, la temperatura ambiental y los materiales de la cama.

Por lo tanto, da igual si dormimos en una hamaca en las Bahamas, en un hotel de lujo o en un camping del Perú, nuestros sueños pueden ser iguales que los del resto, pero la calidad con la que los soñemos variarán.

0

No hay comentarios ¿Te animas?