Sociedad

'A dos metros de distancia': cuando las palabras sobran para quitar la máscara a la soledad

Andrés Ramos

Viernes 15 de mayo de 2020

4 minutos

María y Alfonso grabaron confinados y con coronavirus este corto mudo que conmueve Internet

'A dos metros de distancia': cuando las palabras sobran para quitar la máscara a la soledad

Puedes ver el cortometraje AQUÍ

Un hombre y una mujer mayores que viven solos y son vecinos entablan una relación desde las ventanas de sus respectivas casas durante un confinamiento forzoso por el coronavirus. La timidez y el temor inicial se tornan en complicidad e incluso preocupación por el otro. Quién sabe si también en amor. Las palabras sobran. La expresión de sus caras también. No las necesitan para conseguir emocionar. La comunicación entre ambos va más allá. Con estos mimbres, A dos metros de distancia, un cortometraje casero con máscaras expresivas, ha conmovido a miles de personas en los últimos días en Internet.

Los autores de esta pieza –y cuerpo de los protagonistas de la historia– son María Díaz Megías y Alfonso Rodríguez Naranjo. Ella es de Sevilla y él de Cádiz, pero comparten piso en Madrid. Un cúmulo de casualidades han posibilitado la creación de un corto que remueve conciencias sobre la soledad de muchas personas mayores, agravada durante esta crisis sanitaria. "Hace dos años construimos unas máscaras expresivas y, en este confinamiento, las hemos encontrado en una caja. Al verlas, se nos ocurrió la idea. Los dos nos hemos quedado sin trabajo y la creatividad tienen que salir por algún lado", explica María a 65Ymás.

"La distribución de nuestra casa también ha determinado que este vídeo se pudiera hacer porque la ventana del salón y de un estudio que tenemos están enfrente. Todo nos los hemos ido encontrando en el camino: las máscaras, que tengamos una ventana frente a otra y que no nos pudiéramos quitar de la cabeza lo que están sufriendo muchos mayores durante esta pandemia. Estos elementos se unieron para hacer posible este corto", apunta Alfonso.

'A dos metros de distancia': Máscaras expresivas

"No esperábamos esta repercusión"

Dedicaron un día a pensar la idea y a imaginar las escenas y se pusieron manos a la obra con la grabación, que les llevó tres días. Pero en medio tuvieron que sortear un inesperado contratiempo: los dos tuvieron coronavirus. "Tuvimos que parar porque no teníamos cuerpo para nada", comentan estos actores, afortunadamente ya recuperados: "Ya estamos bien y hemos recuperado la vida normal, pero hemos estado sin pisar la calle durante más de un mes y medio". Después llegó el montaje y el visionado de la obra completa les sorprendió a ellos mismos. "Salió algo que no esperábamos. Cuando vimos el video, dijimos: 'qué bonito'. E incluso se nos escapó alguna lágrima", cuenta Alfonso.

Acabado su cortometraje, lo subieron a las redes sociales con la única intención de compartirlo con sus conocidos, sin imaginar ni por asomo la repercusión que tendría. En YouTube, en poco más de dos semanas, ya se acerca al millón de reproducciones, con cientos de comentarios elogiosos. "Ha sido una auténtica sorpresa, no lo esperábamos. Lo que más nos ha gustado es la reacción de la gente, que nos ha mandado mensajes preciosos. El otro día, por ejemplo, recibimos uno que nos hizo mucha ilusión de un matrimonio de 75 y 73 años que se habían sentido muy identificados. Esa es la mayor satisfacción, haber llegado a la gente a la que iba destinado", señala María.

'A dos metros de distancia', el corto sobre la soledad de los mayores que conmueve internet

"Da mucha pena que nos olvidemos de los mayores"

Esa emoción, además, la han conseguido sin necesidad de que los personajes de la historia emitan una sola palabra. Y con unos rostros que carecen de expresividad. "Lo bueno de las máscaras es que tienen un lenguaje muy universal. En el teatro se utilizan desde siempre y tienen una magia que llega. A los actores nos obliga a trabajar con el cuerpo para dar vida al personaje, lo que es muy bonito", sostiene Alfonso, al que se le quiebra la voz cuando habla de sus padres, que forman parte de ese grupo al que han querido rendir homenaje con su vídeo.

"Siempre que pienso en los mayores lo personifico en mis padres. Ellos son el motivo por el que yo estoy aquí, han luchado por mí e, igual que ellos, todos los mayores han luchado por que estemos aquí. Da mucha pena que en ocasiones nos olvidemos de ellos. La vida que llevamos es tan rápida, tan estar en el día a día, que muchas veces nos olvidamos de los esencial, que es recordar a los que nos quieren sin condiciones", afirma.

La suya nunca ha sido una profesión fácil, pero esta pandemia arroja todavía más incertidumbre. María, sin embargo, prefiere ser optimista: "El futuro está nublado, pero creo que saldrá el sol y las cosas se solucionarán. El problema es cuánto tardará en hacerlo. Esta profesión vive en un estado de crisis permanente o por lo menos yo estoy acostumbrada a vivir con una mano delante y otra detrás. Tenemos que arrimar el hombro entre todos y tiene que haber ayudas estatales, que ya se están organizando, aunque en algunos casos sean insuficientes. No hay duda de que la cuesta es grande, pero creo que saldremos de esta".

Por el momento, descartan darle una segunda parte a la historia. "Es verdad que nos lo hemos planteado, pero en principio no tenemos nada pensado. Quizás se nos ocurra algo, pero tendría que ser de la misma manera que ha surgido esto: como algo espontáneo, no como una imposición", agrega María. "Da miedo porque ha tenido una repercusión tan grande que ahora parece que todo tiene que gustar como mínimo así", apunta Alfonso. Sin embargo, para los que se han quedado con ganas de más, María y Alfonso nos hacen este regalo en forma de vídeo sumándose a la campaña de 65Ymás #MayoresNoEstáisSolos. En él desvelan cómo han acabado los dos protagonistas de la historia.

1
Estrella Sánchez Hace 20 días
Precioso vídeo, estupendo artículo. Gracias #Msyoresnoestaissolos