Sociedad

El abrazo gigante de los mayores, un homenaje a todos los que viven en residencias

María Bonillo

Foto: Instagram: @marinacapdevila

Sábado 7 de agosto de 2021

13 minutos

La artista Marina Capdevila ha creado un mural enorme con el que darles visibilidad y voz

El abrazo gigante de los mayores, un homenaje a todos los abuelos que están en las residencias
María Bonillo

Foto: Instagram: @marinacapdevila

Sábado 7 de agosto de 2021

13 minutos

Marina Capdevila es una pintora y muralista barcelonesa de 36 años que ha decidido dar un poco de color a una residencia de Girona, donde su madre falleció, según informa El País.

Capdevilla ya quiso en su momento hacer algo en la residencia para animarla con alguno de sus murales, pero entonces llegó la pandemia. Aunque eso le sirvió para darse cuenta de que la idea inicial que ella había tenido, iba más allá. “Cada día morían abuelos, no había ayudas, mucho aplauso a los sanitarios, pero esta institución la abandonamos…”, comentó en una entrevista al diario. Es por esto, por todos ellos, por lo que decidió hacerles un homenaje

Así, tras diez días pintando con la ayuda de tres asistentes y dos grúas, y el apoyo de los residentes que salían cada día a la calle a ver el proceso, le aplaudían, cantaban, la animaban con pancartas e incluso charlaban con ella, ha conseguido terminar el gran mural de casi cuatro plantas de altura y cientos de metros cuadrados, que se encuentra en la residencia de Puig d’en Roca, en la ciudad de Girona, cerca del hospital Trueta donde viven 160 mayores. “He querido hacerles un homenaje y darles la visibilidad y voz que se merecen, y ha sido también un homenaje a mi madre, he pensado en ella todo el rato”, explicó.

"No puedo estar más feliz con este proyecto, lo vivido aquí a dentro estos días ha sido una experiencia única e increíble, tanto para mi como para todos ellos", comentaba en una de sus publicaciones en redes sociales. "Solo deciros que los cambios de actitud en los abuelos del primer dia al último han sido….. ¡espectaculares! Si casi no puedo terminar los murales de tanta jarana que me llevaban".

 

 

"No estamos en un lugar de paso"

Lo realmente difícil fue encontrar el lugar. El proyecto lo presentó a distintas residencias, pero ninguna de ellas aceptó su proyecto, hasta que llamó a la puerta de Puig d’en Roca. “Cuando vi cómo se le iluminaba la cara a la directora, su mirada, flipé”, recordaba Capdevila. Al final tuvo no solo una fachada, sino dos: la principal y una lateral, perfectas para lo que Capdevila buscaba.  

“Ha sido precioso, el personal se ha involucrado al 100%”, aseguró la artista. Y es que el proceso también ha ayudado a los residentes. “Entraban con el tacataca y salían rejuvenecidos”, comentaba Capdevila, a lo que la directora, Ester Campmol añadía que vio clara la posibilidad de integrar la idea en las actividades del centro, con el arte urbano como centro de interés. "Los abuelos se han entusiasmado", explicaba. 

 

 

Durante los meses más críticos de la pandemia la residencia “tuvo mucha afectación”, explicó Campmol. “Sufrimos mucho, el personal lo pasamos muy mal, los usuarios, sus familias… esto ha sido una explosión de alegría, un grupo de abuelos que se abrazan, una de las acciones que más hemos echado en falta. Ha sido la guinda del pastel, poner punto y final”.

Sobre el autor:

María Bonillo

María Bonillo, periodista.

… saber más sobre el autor