Sociedad

Barcelona y Madrid, capitales del colapso funerario: los hornos de cremación no dan abasto

Pablo Recio

Jueves 9 de abril de 2020

2 minutos

Algunas comunidades han comenzado a recibir cuerpos para su incineración

Barcelona y Madrid, capitales del colapso funerario: "Los servicios se han multiplicado por seis"

La tan temida saturación de los servicios funerarios es hoy una realidad en las dos ciudades más importantes de España. Barcelona se ha sumado esta semana a Madrid (más de 5.000 fallecidos) y se consolida como la segunda capital del país con un sistema funerario que roza el colapso. Incluso desde el propio Ayuntamiento, tal y como ha recogido Metrópoli Abierta, han reconocido que no pueden hacer frente a tal cantidad de servicios. 

Si bien gracias a las morgues improvisadas por los consistorios (como la del Palacio de Hielo) se han aligerado los tiempos de recogida de cadáveres, sigue habiendo problemas con los hornos de cremación, que no dan abasto. Y es que el número de incineraciones de cadáveres ha aumentado del 54 al 78%, en una ciudad condal que sólo cuenta con cuatro hornos. Por ello, las empresas han pasado a ofrecer entierros no definitivos para que, cuando pase la crisis sanitaria, se puedan realizar todas las cremaciones.   

funerarias

Sigue el colapso en Madrid

"En Madrid, no se tuvo en cuenta a las funerarias y llegó un momento en que colapsaron, como pasa ahora en Barcelona. Se ve que allí van con varios días de retraso. En la capital, los trabajadores que hacían cinco servicios normalmente, pasaron a realizar 30 y, al principio, no tenían medios para actuar", recuerda la responsable de Funerarias Privadas de CCOO Madrid (@CCOO), Juani Peñafiel.

Por esta razón, asegura, se vivieron en la capital escenas dantescas de coches fúnebres que tardaban horas en llegar a recoger los cadáveres, lo que motivó que el Ejército interviniese y que se creasen morgues improvisadas en pistas de hielo.

Así, aunque la situación actual en la capital sea menos grave, por el menor incremento diario de muertos en los últimos días, sigue siendo preocupante. "Los servicios se han multiplicado por seis respecto al año pasado. Además, las funerarias han tenido que contratar más personal, pero también había gente de baja", comenta. Y explica que esta carga de trabajo ha hecho mella en los trabajadores: "Tengo compañeros que nos llaman llorando".

Incineración en otras comunidades

Con todo, el principal problema en la capital es actualmente, al igual que en Barcelona, la saturación de los crematorios y el aumento de los plazos que superan los cinco días. Por ello, en algunos casos, se ha ofrecido la opción de incinerar cuerpos en otras provincias o comunidades, como "Huesca, Cantabria, Teruel, Jaén y Burgos".

Es más, este miércoles, el alcalde Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha anunciado que las funerarias públicas harán lo mismo y enviarán cadáveres a la capital burgalesa y a Ponferrada, con el objetivo de aliviar la presión sobre los hornos de Madrid (más de 20 en toda la Comunidad).

Como apunte, cabe destacar que algunas empresas privadas "están entregando las cenizas a domicilio para evitar aglomeraciones" y para descongestionar el servicio.

Varias funerarias madrileñas prohíben velar a los fallecidos por coronavirus

Las funerarias se pronuncian

Este diario se ha puesto en contacto con la patronal de las funerarias, Panasef, que ha confirmado que "se está tardando varios días en incinerar los cuerpos". "Se necesita mínimo tres horas y media para cada una y la capacidad es la que es", señalan.

Asimismo, sostienen que "en el resto del país la situación es de bastante tranquilidad" y recuerdan "que los fallecidos por Covid-19 no deben ser sólo incinerados" sino que también cabe la "posibilidad de inhumación".

0

No hay comentarios ¿Te animas?