Sociedad

Cuidar a quienes cuidan: prueban exoesqueletos para prevenir lesiones en cuidadores de mayores

María Bonillo

Foto: Diputación Foral de Bizkaia

Miércoles 26 de octubre de 2022

5 minutos

El dolor lumbar es un trastorno que afecta a personas con profesiones físicamente exigentes

Cuidar a quienes cuidan: prueban exoesqueletos para prevenir lesiones en cuidadores de mayores
María Bonillo

Foto: Diputación Foral de Bizkaia

Miércoles 26 de octubre de 2022

5 minutos

La Diputación Foral de Bizkaia y la Universidad del País Vasco UPV/EHU han puesto en marcha un proyecto de investigación pionero para evaluar la eficacia de exoesqueletos para reducir la carga física y prevenir lesiones músculo-esqueléticas en el personal auxiliar sanitario que atiende a las personas mayores en las residencias. En concreto, estos exoesqueletos se probarán en el centro residencial de Leioa del Instituto Foral de Asistencia Social (IFAS).

Tal y como indican desde la Diputación en una nota, "es la primera vez que se investiga el uso de exoesqueletos de soporte lumbar en personas cuidadoras en un entorno laboral". Los resultados del estudio, que se difundirán en el sector de los cuidados de larga duración, la comunidad científica y agentes I+D+i, permitirán "generar oportunidades de desarrollo de la siguiente generación de exoesqueletos de asistencia lumbar de uso específico para el cuidado de personas en situación de dependencia". 

El Servicio de Prevención de Riesgos Laborales del Instituto Foral de Asistencia Social (IFAS) y el grupo de investigación Ageing On de la UPV/EHU trabajarán conjuntamente en este proyecto, que cuenta también con la colaboración del Comité de Ética de Seres Humanos (CEISH) de la UPV/EHU y la ratificación del Comité de Ética de la investigación con Medicamentos Euskadi (CEIm Euskadi). Además, en la investigación participarán 27 profesionales del centro residencial foral de personas mayores de Leioa. 

"Prometimos modernizar la acción social y la incorporación de las tecnologías en el cuidado es una parte ineludible de ese camino. En este caso, se trata de cuidar a quienes cuidan: a las y los profesionales que trabajan en las residencias. Estamos llevando una tecnología que nunca ha sido aplicada en este sector: probándola, testándola y validándola para cuidar mejor. Es nuestra apuesta por incorporar todos los avances científicos y tecnológicos a los cuidados de larga duración. Incorporar tecnología en los cuidados", explicaba el diputado de Acción Social, Sergio Murillo, en la presentación dde este proyecto, en la que miembros del grupo de investigación Ageing On realizaron una demostración. 

 

Cuidar a quienes cuidan: prueban la eficacia de exoesqueletos para prevenir lesiones en cuidadores. Foto: Diputación Foral de Bizkaia

 

Por su parte, Jon Irazusta, investigador de Ageing On y catedrático de Fisiología, señalaba que este es el "primer estudio sobre los efectos del uso de exoesqueletos durante la jornada laboral en la prevención de dolor músculo-esquelético en auxiliares sanitarias que trabajan en centros residenciales de mayores. En caso de obtenerse resultados positivos, la utilización de esta tecnología redundaría en una reducción de estas dolencias asociadas al trabajo y a una mejora de la calidad de vida de este colectivo". 

Ayudar a cualquier persona que se dedica al cuidado

Este proyecto tenía previsión de ejecutarse en dos fases. La primera, ya finalizada, consistía en evaluar diferentes modelos de exoesqueletos y seleccionar el que ofrecía mejores características para su implantación, que se llevará a cabo en la segunda fase, en la que se evaluarán los efectos de la utilización de estos equipos por parte de las auxiliares sanitarias del centro. Al finalizar el periodo de estudio, que durará 12 meses, se compararán los resultados entre el grupo que utilizó los exoesqueletos y el que no lo hizo. 

Se espera que los resultados puedan ayudar no solo a los profesionales sociosanitarios que trabajan en residencias, sino también a cualquier persona que se dedica al cuidado, ya sea en hospitales o en el domicilio. 

El dolor lumbar es un trastorno músculo-esquelético (TME) que afecta en gran medida a las personas que ejercen profesiones "físicamente exigentes", con tareas como desplazar pesos elevados. En concreto, entre los profesionales que atienden a personas en situación de dependencia, los sobreesfuerzos representan uno de los riesgos laborales más importantes, según las evaluaciones ergonómicas periódicas y las estadísticas de accidentabilidad del grupo de investigación Ageing On. 

Señalan que la zona más afectada es la espalda, sobre todo la zona lumbar, y que el aumento de estas dolencias se debe al "progresivo envejecimiento de las plantillas, junto con un perfil de las personas que ingresan en las residencias caracterizado por niveles de dependencia más elevados". 

Desde la Diputación destacan que "la mejora progresiva de las ayudas técnicas mediante el empleo de grúas o camas articuladas, la formación a través de la escuela de espalda, así como los protocolos de trabajo (movilizaciones en parejas), han hecho posible una evidente disminución del riesgo, pero el hecho de movilizar personas y no objetos inertes hace más difícil alcanzar mayores cotas en la reducción del citado riesgo. De ahí surge la motivación en la búsqueda e implementación de nuevas tecnologías que permitan mejorar las condiciones de trabajo y la salud laboral, evitando lesiones en la medida de lo posible". 

Sobre el autor:

María Bonillo

María Bonillo, periodista.

… saber más sobre el autor