Cultura

La exposición 'Volver a Casa' sobre H.C. Westermann, en el Reina Sofía

Marco Herrera

Martes 2 de abril de 2019

3 minutos

El museo madrileño completa una de las retrospectivas más completas que se han hecho del artista

Exposición de H.C. Westermann  Volver a Casa en el Museo Reina Sofía de Madrid (Museo Reina Sofía)
Marco Herrera

Martes 2 de abril de 2019

3 minutos

El Museo Reina Sofía propone un recorrido profundo por la obra del artista estadounidense, H.C. Westermann, un artista que dio vida a varias de las corrientes más importantes de la historia del arte. La exposición permanecerá en el museo madrileño hasta el 6 de mayo.

Biografía

Nacido en Los Ángeles (EE.UU.) en 1922, H.C. Westermann siempre se enfocó en su ética de trabajo y en la atracción por la labor con la madera, que se manifestaron por primera vez cuando era un niño al hacer juguetes de madera hechos en casa por él mismo. Tras la secundaria, comenzó a trabajar en un campo de explotación forestal, pero cuando estalló la II Guerra Mundial poco después, se inscribió en el Cuerpo de Marines americanos. Fue artillero antiaéreo en un barco en el Pacífico durante la guerra.

Después de la guerra hizo uso de su otro talento de la infancia: las acrobacias. Durante su aventura acrobática de un año, Westermann conoció y se casó con su primera esposa, que era intérprete. Juntos, abandonaron el mundo de la interpretación y se mudaron a Chicago, donde el artista se inscribió como alumno en el Instituto de Arte.

Exposición

Manuel Borja-Villel, director del Museo, comenta que la muestra "recupera a un artista difícil de calificar y desconocido para el público. Un artista de artistas, con una obra coherente, y poco conocido por las limitaciones del arte, por cómo el arte se ha transmitido", en declaraciones hechas a la Agencia EFE. La exposición presenta 130 obras realizadas entre los años 1954 y 1981, mayormente esculturas de madera, grabados, dibujos, cartas y pinturas de su primera etapa artística.

Siendo difícil ubicar la obra en cualquier vanguardia artística, ello no impide que se cuestione temas como la condición humana o las preocupaciones de la sociedad estadounidense. La exposición constituye la mayor retrospectiva que se ha hecho en Europa del escultor. Beatriz Velázquez es la comisaria de la muestra: "Algunas de sus obras muestran su experiencia como marine durante la II Guerra Mundial a bordo de un portaviones, como la que refleja en sus 'Barcos de la muerte' (Death ships)".

Velázquez continúa con la insistencia artística de Westermann en la muerte y el trabajo: "La práctica artística supone un hacer, un construir permanente. A través de él se entiende que una persona es en el mundo en la medida en que habita y habita en la medida que construye su espacio, su habitación, su abrigo". Todo este universo el artista lo aprovecha para crear sus cajas, casas y cuerpos.