Internacional

De cantante "indie" a cuidador de enfermos de alzhéimer a miles de kilómetros

Victoria Herrero

Foto: Bungard Film

Sábado 25 de mayo de 2019

2 minutos

El documental 'In the middle of Norway' retrata la doble vida del vocalista de La Habitación Roja

Jorge Martí, cantante de La Habitación Roja

En Noruega es un cuidador más que trabaja en un centro con enfermos de alzhéimer y demencia y al que nadie reconoce por la calle. En España es el líder del grupo de pop-rock indie la Habitación Roja (@lahabitacionroj). Pero ambos son la misma persona. Él es Jorge Martí que desde hace más de 10 años compagina su faceta musical con su trabajo de enfermero, el cuidado de su mujer, aquejada de una enfermedad crónica, y de sus dos hijas.

'In the middle of Norway'

Durante los veranos es el Jorge que recorre festivales y conciertos con su veterana banda en unos meses de felicidad, alegría, hedonismo, amigos y buen clima. Durante las noches del duro invierno noruego trabaja como enfermero y vive en plenos fiordos noruegos en la casa prestada por sus suegros. La alegría del verano se torna en silencio entre paisajes nevados y el cuidado de unas personas en los últimos momentos de su vida. Además de hacer lo propio con su mujer e hijas. "Una montaña rusa emocional" como lo define el propio Martí. 

Su público ya conoce su faceta como vocalista y ahora ha querido mostrar su lado más humano, íntimo y personal. Así, protagoniza In the middle of Norway, un documental dirigido por la catalana Mia P. Salazar (@MiaSalazarMia). Estrenado en el mes de octubre en la Mostra de València-Cinema del Mediterrani, desde hace finales del mes de abril se puede ver en la plataforma Movistar (@movistar_es)

Una dura historia 

Hace casi 10 años a su pareja le diagnostican encefalomielitis miálgica, una enfermedad crónica que hace que estos pacientes pasen mucho tiempo acostados debido al cansancio extremo que sienten, además de ser muy sensibles a la luz, los ruidos o el simple movimiento al moverlos. Necesitan, por tanto, atención constante.

Un demoledor diagnóstico que llevó a Jorge Martí a buscar nuevos ingresos aparte de su trabajo como cantante para hacer frente a la nueva situación familiar que le tocaba afrontar. Así, vendieron su casa, ya vivían en Noruega, y se instalaron en el pueblo de sus los padres de su mujer. Ya había trabajado como enfermero en España, por eso pudo encontrar trabajo en el turno de noche en un centro especializado en personas que sufren alzhéimer y demencia. Un duro trabajo que tiene que compaginar con el cuidado de su mujer enferma y sus hijas cuando llega a casa.

Y es precisamente ese dramático paralelismo personal, que se repite cada año, el que se muestra en estas imágenes y que puede estar detrás de que su cuerpo le dijera basta hace un año. El propio Martí tuvo que ser hospitalizado por un tromboembolismo pulmonar que hizo que se cancelaran varios conciertos de su gira con el grupo. 

Pese a todos los reveses que la vida le ha reservado, y no son pocos, Jorge Martí se siente feliz de poder estar con el amor de su vida, de tener a sus dos hijas sanas y de dedicarse a la música. El resto, es aprender a recomponer los trozos cuando se desmoran y seguir tirando hacia adelante

0

No hay comentarios ¿Te animas?