Internacional

¿Por qué Ford es el precursor de la industria del automóvil?

Carlos Losada

Foto: Bigstock

Domingo 16 de junio de 2019

1 minuto

Se cumplen 116 años de la fundación de la marca que introdujo el trabajo en cadena

Ford T
Carlos Losada

Foto: Bigstock

Domingo 16 de junio de 2019

1 minuto

El 16 de junio de 1903 es una fecha clave para el sector automovilístico, ya que ese día se fundó la Ford Motor Company (@Ford), la marca de coches con la que Henry Ford cambiaría la industria para siempre.

“Voy a construir un coche para el pueblo, el automóvil universal”, llegó a decir este inventor en el año 1906. Su objetivo era conseguir fabricar unidades para que cualquier estadounidense pudiera comprarlas, de modo que pudiera ganar mucho más dinero. Es decir, quería que los coches dejaran de ser algo elitista para que cualquier pudiera invertir en ellos. Sin embargo, era una tarea complicada habida cuenta de que en su fábrica de Detroit solo podía producir unos pocos diariamente.

¿Cómo lograr fabricar más automóviles?

Henry Ford fue el primer fabricante que introdujo las líneas de ensamblaje, con las que fue capaz de reducir los tiempos de producción de tal manera que consiguió llenar el mercado de sus famosos Ford T. Este modo de producción terminó denominándose “fordismo” y se caracterizaba por una transformación total del esquema industrial en la que se promovía la especialización hasta sus últimas consecuencias.

Gracias a él, Ford creó la primera línea de producción móvil y consiguió el hito de rebajar el tiempo de ensamblaje de un chasis hasta los 100 minutos, frente a las 12 horas y media que se tardaba hasta entonces. La capacidad para aumentar la producción provocó que los precios de los vehículos se abaratasen, haciéndolos más accesibles para los ciudadanos. Ayudándose de la publicidad, Ford comenzó a batir récords en la venta de su modelo T. Por ejemplo, en el año 1914 vendió más de 250.000 vehículos. Y cuando dejó de comercializar este modelo en 1927 para dar paso a otros, se habían vendido la friolera de más de 15 millones de unidades.

Eso sí, el sistema tuvo detractores, pues se limitaba a la clase trabajadora a la realización de una única tarea, eliminándola del sistema de producción. Esto quedaría reflejado en la magnífica Tiempos modernos de Charles Caplin, una denuncia un modelo de trabajo que alienaba a la persona.

El mítico Ford T

La producción en cadena no fue el único motivo por el cual el Ford T se convirtió en el coche del pueblo, es decir, ese que todo el mundo podía comprar. Este modelo lanzado en el año 1908 también era un compendio de innovaciones como el hecho de poner el volante a la izquierda o encerrar el motor para evitar que estuviera al aire. Si a eso se le unía lo sencillo que era de conducir y que costaba menos repararlo que otros modelos, el resultado no podía ser otro.

Escribe tu comentario aquí 0
0

No hay comentarios ¿Te animas?