Sociedad

Llega la nueva factura de la luz: ¿Me afecta? ¿Pagaré más?

David Vargas

Foto: Bigstock

Lunes 31 de mayo de 2021

6 minutos

A partir del 1 de junio utilizar la lavadora a una hora u otra tendrá efectos en nuestra factura

El recibo de la luz continúa su escalada en mayo y se dispara un 44% con respecto al año anterior
David Vargas

Foto: Bigstock

Lunes 31 de mayo de 2021

6 minutos

El próximo 1 de junio entra en vigor la nueva tarifa de la luz. Atención a estas siglas, 2.0TD, porque así es como se llamará la nueva tarifa para todos los clientes domésticos y pequeños negocios que tengan contratada una potencia inferior a 15 kW. La nueva tarifa está llamada a modificar nuestros patrones de consumo, especialmente a los que están en el mercado regulado –y no en el mercado libre– que será a los primeros a los que afecte este cambio. Nos obligará a mirar el reloj antes de poner la lavadora, porque hacerlo a una hora u otra significará doblar el precio de la luz.

Pero, aunque el cambio es sustancial, solo afecta a una parte de la factura, la parte regulada: los peajes y cargos. Los peajes sirven para pagar el transporte y la distribución de la electricidad hasta casa, y los cargos sirven para pagar otros conceptos incluidos en la factura como las primas a las renovables o el déficit de tarifa. Pero ¿qué suponen estos peajes y cargos en nuestra factura? Pues aproximadamente el 40% de todo lo que pagamos a fin de mes.

Con la nueva tarifa, seguiremos pagando estos peajes y cargos en función de lo que consumamos y de la potencia contratada, pero con la diferencia de que se potenciará más la parte variable. El objetivo es hacer que los consumidores sean más conscientes de la necesidad de aplicar medidas de ahorro energético y, sobre todo, desplazar su consumo fuera de las horas punta, para evitar tener que invertir más recursos en la red, lo que encarecería todavía más la factura.

bigstock Mans Hands Loading The Washing 420125494

¿Cómo me afectan las nuevas tarifas?

¿Qué es lo que estaba pasando hasta ahora? Pues que, como no estábamos incentivados a equilibrar consumos, todo el mundo consumía electricidad a las mismas horas, es decir, al mediodía o por la noche cuando llegábamos a casa, y eso tenía un coste para el sistema.

A partir de junio, habrá tres períodos de energía, lo que quiere decir que el día se dividirá en tres franjas: punta, llano y valle. Los peajes y cargos que pagaremos en cada franja serán diferentes, y el efecto inmediato será que poner la lavadora en la hora punta será más caro que en la hora valle. Esta será la distribución:

-Horas punta, las más caras. Se aplicarán los días laborables de 10.00 a 14.00 y de 18.00 a 22.00 horas.

-Horas llano, algo más baratas. Se aplicarán los días laborables de 8.00 a 10.00, de 14.00 a 18.00 y 22.00 a 00.00 horas.

-Horas valle, las más baratas. Se aplicarán los días laborables desde las 00.00 hasta las 8.00 y también todos los fines de semana y festivos.

Pero, entonces, ¿pagaré más o menos?

Para la mayoría de los consumidores, si mantienen los mismos hábitos de consumo, la nueva tarifa no supondrá una rebaja importante. De hecho, para muchos incluso se traducirá en un incremento de precio. Al menos eso es lo que se desprende de los cálculos realizados por algunas consultoras. La OCU, por ejemplo, en sus estimaciones, solo prevé un ahorro para los consumidores domésticos de cinco euros anuales, y para aquellos que hasta ahora tenían contratada la tarifa más barata, la de discriminación horaria, prevén un aumento anual de 57 euros. Aunque esta organización también señala que el impacto dependerá mucho de cada hogar, de qué distribución del consumo haga y de cómo esté de dispuesto a cambiar sus hábitos.

Así pues, ¿me compensará estar pendiente del reloj para poner una lavadora? Pues la respuesta es que sí, que compensará. Podrás conseguir rebajas significativas en tu factura si modificas tus hábitos de consumo y, por ejemplo, trasladas el poner lavadoras y secadoras a sábados y domingos. El ahorro será doble: por un lado, pagarás menos peajes y cargos, lo que se verá reflejado en tu factura, y, por otro, también pagarás menos por la materia prima (en este caso, la luz), pues el fin de semana es más barata. ¡No hay mal que por bien no venga!

Sobre el autor:

David Vargas

David Vargas es periodista y redactor especializado en temas de ocio.

… saber más sobre el autor