Tecnología

No, el 5G no causa el coronavirus

Raúl Pelegrin

Jueves 2 de abril de 2020

3 minutos

La duda ha surgido por un vídeo que se ha hecho viral de un supuesto doctor llamado Thomas Cowan

Los riesgos de ataques informáticos crecerán en los próximos años con el 5G
Raúl Pelegrin

Jueves 2 de abril de 2020

3 minutos

A causa de la crisis del coronavirus, circulan por Internet toda clase de bulos y teorías conspiranoicas. Una de las que ha tenido más eco en las últimas semanas se basa en un vídeo que se ha hecho viral de un supuesto doctor llamado Thomas Cowan. Según explicó Cowan en una conferencia sobre salud celebrada en Estados Unidos, “cada pandemia de los últimos 150 años se corresponde a un salto cuántico en la electrificación de la tierra”. Y uno de los ejemplos que pone es el de la conocida como “gripe española” de 1918, justo unos meses después de la introducción de las ondas de radio en otoño de 1917.

Bulo
Foto: Maldita.es

 

Así pues, según Cowan la enfermedad de la Covid-19 de 2020 estaría causada por otro de esos saltos en la electrificación y que tiene como nombre 5G. “Habrá unos 20.000 satélites emitiendo radiación, como las radiaciones que se emiten dentro de vuestros bolsillos o en las manos y que estáis utilizando continuamente. Esto no es algo compatible con la salud. Igual que en 1917 las ondas de radio expusieron a la humanidad a nuevos campos electromagnéticos que envenenaron a muchas personas que acabaron muriendo”, asegura. 

Por supuesto, esta teoría es falsa y carece de toda base científica. De hecho, ya ha sido desmentida por algunos expertos. Uno de ellos, el profesor Jonathan M. Samet, ha señalado que esta historia de que el 5G es la causa de la Covid-19 no tiene ninguna credibilidad científica: “Tiene, eso sí, la capacidad de distraer, como cualquier otra clase de desinformación, de los esfuerzos para controlar la epidemia”. Además, no hay ninguna evidencia de que los campos electromagnéticos afecten a la salud, todo lo contrario. A día de hoy, hay suficientes pruebas (unos 25.000 estudios científicos publicados en los últimos 30 años según la Organización Mundial de la Salud) que indican que la exposición cotidiana de baja intensidad que tenemos en nuestro día a día es inofensiva para la salud. Por si fuera poco, las primeras ondas de radio no empezaron a emitir en 1917, como afirma Cowan, sino en 1920, un año después de la pandemia de gripe.

Finalmente, Cowan termina su explicación asegurando que la implantación de las redes 5G en todo el mundo está relacionada con el coronavirus y que la primera ciudad donde se instalaron fue Wuhan, en China, foco inicial de la epidemia. Otra vez mentira. Por un lador, es falso que las redes 5G estén implementadas en todo el mundo y, por otro, Wuhan tampoco fue la primera ciudad donde se instaló esta tecnología; el 5G había llegado antes a otras ciudades como Pekín y Shanghái. 

Lo que sí es cierto, como cuenta la CBC (radio y televisión públicas de Canadá), es que Cowan está actualmente siendo investigado por el Comité Médico de California y que tiene su actividad profesional limitada por haber administrado en 2017 un medicamento no aprobado a una paciente con cáncer de mama a la que nunca vio en persona. Ya lo hemos dicho en esta sección más de una vez: en tiempo de incertidumbre, el mundo se llena de farsantes y timadores que se aprovechan de la desinformación de la gente; por eso el periodismo de calidad es más necesario que nunca.