Sociedad

"El olor a anciano empieza a los 30 años" y otros titulares edadistas en los medios de comunicación

65ymás

Jueves 1 de abril de 2021

7 minutos

Los mayores aparecen infrarrepresentados o estereotipados y su imagen es peyorativa o paternalista

bigstock Elderly Gray haired Man Readin 271684870
65ymás

Jueves 1 de abril de 2021

7 minutos

El edadismo o discriminación por razón de edad se ha convertido en una de las tres grandes formas de discriminación de nuestra sociedad, por detrás del racismo y el sexismo. Hay muchos mitos sobre las personas mayores profundamente enraizados en la sociedad que no se corresponden con la realidad, pero que encuentran difusión en los medios de comunicación, donde, en muchas ocasiones, están infrarrepresentados, mal presentados o estereotipados.

"Apelativos tales como viejos, ancianos, dependientes o pasivos trasladan estereotipos que se traducen en comportamientos discriminatorios que vulneran los derechos de las personas mayores. Este es un círculo vicioso que aumenta el riesgo de exclusión social ", explican desde la Unión Democrática de Pensionistas y Jubilados de España (UDP) en el informe Mayores y medios de comunicación, donde dejan claro que para comunicar adecuadamente la situación de los mayores habría que mostrar "las diferentes circunstancias a las que se enfrentan, vinculadas a aspectos económicos, sociales y culturales".

El 91% de los periodistas considera que los mayores no están suficientemente presentes en los medios en relación con su creciente posición económica y peso demográfico. Además, para el 85%, su imagen mediática no es ajustada a su realidad, y el 82% la ve peyorativa, paternalista o sensacionalista, según un estudio realizado entre periodistas españoles especializados, publicado la revista científica internacional El Profesional de la Información.

UDP analiza cuándo son noticia las personas mayores y concluye que esto ocurre "cuando son víctimas de algún suceso, cuando se habla de soledad, de pensiones o sobre los avances en alguna enfermedad". "Lo hacen a través de imágenes y denominaciones estereotipadas y con una connotación negativa, que no refleja la enorme diversidad de las situaciones vitales que experimentan. Igualmente, no se pone en valor el aporte que los mayores realizan en sus entornos, y en la ayuda que prestan a las familias, fundamentalmente en el cuidado de nietos y nietas y en el apoyo económico que dan en tiempo de dificultad", consideran.

"El incremento de personas longevas se presenta, cada vez más, como un problema, como una carga para la sociedad a pesar de que las organizaciones y movimientos de mayores y diversos organismos internacionales insisten en señalar que las personas mayores no son el problema, sino parte de la solución. Que en lugar de ser una carga pueden ser un recurso", añaden.

Elegir fotografías para ilustrar noticias de mayores en las que aparecen tristes o sentados en bancos o incurrir en generalizaciones como llamar abuelos a todos los mayores, tengan o no esa relación de parentesco con alguien, son algunos ejemplos de ese edadismo inconsciente que en ocasiones encontramos en los medios de comunicación y que puede apreciarse en titulares como estos:

 

Titulares edadistas
Titulares edadistas
Titulares edadistas
Titulares edadistas

 

Titulares edadistas

 

Precisamente hace unas semanas Antena 3 Noticias fue muy criticado en las redes sociales por este asuntoMatías Prats tuvo que pedir disculpas después de que al hablar sobre las vacunas contra el coronavirus, para representar a los mayores de 55 años, se utilizara el icono de una persona con un bastón.

 

Matías Prats pide perdón por el icono de mayores de 55

Guía para referirse a los mayores

UDP dispone, en este sentido, de una guía sobre el uso del lenguaje frente al edadismo y los estereotipos. En ella se dan una serie de recomendaciones a la hora de comunicar y de hablar de los mayores:

- Términos correctos: Mayores, personas mayores y personas de edad avanzada. Son términos objetivos, en los que no hay carga ni valoraciones de ningún tipo.

- No se debe usar: Viejos, ancianos, pasivos, cargas... Son términos peyorativos y cargados de prejuicios, que no responden a la realidad de la mayoría de las personas mayores. Tampoco términos obsoletos como asilos. El término correcto es residencias o centros residenciales para personas mayores.

- Términos adecuados…pero insuficientes: Jubilados/as es un término adecuado pero insuficiente, puesto que abarca sólo a quienes han alcanzado la edad legal para dejar de trabajar, que no son necesariamente personas mayores. Igualmente, abuelos/as no representa a todas las personas mayores, sino sólo a una relación de parentesco. Puede tener además connotaciones paternalistas.

- No emplear términos de propiedad: No digamos “nuestros mayores”. 

- Evitar errores en el lenguaje de género. Es muy habitual que se utilice el plural masculino para referirse a un colectivo o grupo de personas. 

- No generalizar: Es mejor decir “Una parte de las personas mayores". Algunas, parte del colectivo, un porcentaje…

- Resaltar los aspectos positivos, una vida llena de experiencia y no centrarse en detalles e imágenes estereotipadas.

- Son fuente de información a consultar: Es importante darles visibilidad y que sean fuente directa de información y de opinión. Al informar de temas de salud, cuidados o dependencia, tomarles como referencia informativa y no sólo a sus cuidadores o familiares. Informar sobre ellos, con ellos.

 

Uso del lenguaje frente al edadismo