Alimentación

Los mejores platos calientes contra el frío

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Lunes 11 de enero de 2021

6 minutos

Apunta estas propuestas nutritivas que permiten una gran combinación de ingredientes saludables

Los mejores platos calientes para que los mayores sobrelleven el frío
Teresa Rey

Foto: Bigstock

Lunes 11 de enero de 2021

6 minutos

Guisos, potajes o cocidos, sopas, cremas… Son todos platos de invierno ideales para que los mayores puedan sobrellevar el frío. Resultan nutritivos y permiten una gran combinación de ingredientes saludables. Solo hay que saber cómo cocinarlos, controlar sobre todo la sal, aprender a combinar bien cada ingrediente y no abusar de ciertos productos grasos.

Lo bueno de los platos calientes, ideales para los largos días invernales, es que al ser tan contundentes y permitir esa gran variedad de elementos con los que cocinarlos, en ocasiones bastará con uno solo para cumplir al menos con una de las comidas del día. A veces son más laboriosos de cocinar, pero podemos preparar una mayor cantidad y congelarla para consumirlos otro día o la semana siguiente.

Sopas

Esta es una de las opciones más recurrentes para afrontar el frío. Y además es muy saludable, aunque hay que tener cuidado con algunos detalles. Entre las sopas caseras y las de sobre hay que destacar, que si bien las primeras van a mantener íntegras prácticamente la mayoría de las propiedades de los ingredientes, en las otras se pierden casi del todo. Esto es debido a que las de sobre se someten a un proceso de deshidratación que favorece la merma de sus cualidades.

Otro elemento a tener en cuenta es la sal, sobre todo, si padecemos hipertensión. Cuando preparemos una sopa casera deberemos ser comedidos en su uso y en el caso de recurrir a una de sobre, lo aconsejable es que al adquirirla veamos qué porcentaje contiene de esta sustancia.

Lo que más nos van a aportar las sopas es agua, lo cual es importante porque en invierno también debemos mantenernos hidratados. Después, si es casera dependerá de lo que le añadamos. Un clásico es el caldo de pollo, al que diversos estudios le atribuyen importantes beneficios. Investigadores del Centro Médico de la Universidad de Nebraska (Estados Unidos) concluyeron que este plato alivia los síntomas del resfriado, ya que reduce la inflamación de las mucosas de la nariz, la garganta y los pulmones. Para elaborarlo, además del pollo, se necesitan zanahorias, apio, cebolla, perejil y pimienta.

Sin embargo, tenemos otras opciones para crear sopas completas y que pueden servir como plato único. Un ejemplo sería una sopa de garbanzos y espinacas. Además de estos ingredientes le podemos añadir también zanahoria, cebolla y apio. Como toque final, al servir se puede añadir un chorrito de aceite de oliva virgen extra.

Sopa caliente para el dolor de garganta (bigstock)

Cremas y purés

Las cremas son también una excelente opción para que los mayores se alimenten en invierno, ya que contienen alimentos muy saludables: verduras, hortalizas y, en ocasiones, leche. Por este motivo, son una fuente importante de vitaminas y minerales. Ideales si además tienes problemas de disfagia y hay que destacar que se componen de alimentos que en general son muy digestivos. Son productos que favorecen el tránsito intestinal debido a su importante aportación de fibra.

Al igual que las sopas tienen pocas calorías, se hacen rápidamente, no aumentan el colesterol porque carecen de grasas, y aportan antioxidantes. Al cocinarlas con agua parte de las propiedades de las verduras y hortalizas que empleemos pasarán al líquido, pero para conseguir una mayor efectividad en este sentido lo ideal es cortar los trozos grandes de cada producto empleado.

La posibilidad de comprar cremas y verduras ya elaboradas se puede contemplar también, pero como siempre fijándonos en la sal que se ha añadido. Hoy en día algunos la han reducido o indican que son bajos en sal.

En este caso para conseguir una comida completa es aconsejable añadir pescado o carne, y si no tomarlos a continuación.

Bacalao potaje de vigilia en Semana Santa (bigstock)

Potajes

En el caso de los potajes podemos recurrir a varias combinaciones para obtener un plato completo y a la vez muy nutritivo. Uno de los ideales es aquel que combina garbanzos, pescado (bacalao, por ejemplo) y espinacas. Posee hidratos de carbono, fibra y proteínas de alto valor biológico, junto a minerales y vitaminas. Si finalizamos esta comida con una fruta, entonces habremos conseguido alimentarnos de una manera muy sana.  

La ventaja de los potajes es que además de incorporar legumbres, que son un alimento recomendado dentro de una dieta variada y equilibrada por los beneficios que aportan, se caracterizan por ser platos saciantes y que nos ayudan a entrar en calor fácilmente cuando hace frío.

En general, proporcionan minerales como hierro, fósforo o potasio, vitamina B, y fibra, de modo que ayudan a regular el tránsito intestinal.

Guiso con carne de cabra

Guisos

Con los guisos ocurre lo mismo que con la mayoría de estos platos calientes, y es que puedes añadir todo tipo de ingredientes. Son platos que pueden constituirse como única comida si utilizamos las combinaciones adecuadas.

Lo más recomendable para los mayores es usar carnes magras y así reducir el exceso de grasas. Las puedes freír previamente un poco en la sartén para mantener su jugo. Si vas a añadir chorizo, morcilla, tocino, costillas… es mejor que los frías de forma íntegra previamente para que su grasa no se incorpore al guiso.

Puedes complementar con arroz o patatas, dependiendo de lo contundente que quieres que sea. En caso contrario, podrías hacerlo más ligero añadiendo verduras, hortalizas o setas.

Sobre el autor:

Teresa Rey

… saber más sobre el autor