Practicopedia

Combate el calor con estos trucos para enfriar el aire del ventilador

Marta Vicente

Viernes 23 de julio de 2021

5 minutos

Son métodos muy sencillos que puedes hacer en casa

Combate el calor con estos trucos para enfriar el aire del ventilador
Marta Vicente

Viernes 23 de julio de 2021

5 minutos

Cuando llega el verano, una parte importante de nuestra factura de la luz corresponde al consumo de aire acondicionado. Sin embargo, si decidimos usar el ventilador para ahorrar en electricidad, nos encontramos con un problema: el aire es caliente. Por ello, tanto para los que quieran ahorrarse dinero, como para los que no tengan los aparatos de climatización, aquí dejamos dos trucos para enfriar el aire del ventilador y combatir el calor de estos meses.

El primero es muy sencillo. Solo necesitas un cuenco de metal, hielo y sal gorda:

1- Llena un cuenco poco profundo con hielo.

2- Introduce la sal.

3- Colócalo delante del ventilador.

A medida que el hielo se derrita, el ventilador recogerá las partículas de agua fría y las soplará por la habitación.

El truco viral de las botellas

Este método viral requiere un poco más de esfuerzo, pero el resultado es de lo más efectivo.

El truco, que cuenta con más de 13 millones de reproducciones en YouTube, consiste en lo siguiente:

1. Como vemos en este vídeo, primero tenemos que crear una apertura en la parte trasera de dos botellas de plástico cortándolas con las tijeras o con un cúter. 

2- Calentamos la punta de un destornillador (o de un punzón) y realizamos unos cuantos agujeros en las botellas, excepto en su parte abajo.

3- Cogemos unas bridas –o abrimos unos clips– que nos permitan colocar las botellas a cada lado del ventilador. 

5- Introducimos varios cubitos de hielo en las botellas. Eso sí, el tapón de la botella debe permanecer cerrado. Y ya conseguirás tu aire de acondicionado casero.

Más consejos para poner en práctica en casa

Para luchar contra la ola de calor sin necesidad de encender el aire acondicionado, también es aconsejable mantener las ventanas y las persianas cerradas durante el día y abiertas durante la noche para que, de esta forma, el aire exterior más frío entre y así evitar que tu casa se llene de aire caliente. No olvides cerrar las ventanas antes de que el calor comience a subir de nuevo.

Asimismo, durante los meses de verano, asegúrate de cambiar tus sábanas por otras de algodón. Estas fibras naturales son las más transpirables y ligeras, lo que te ayudará a mantenerte fresco mientras duermes porque absorben la humedad. Considera comprar una almohada especial que contenga gel refrescante para dispersar el calor de su cuerpo.

 En verano combate el calor con sábanas de algodón

Otra cosa que debes tener en cuenta es que el extractor de aire de la cocina aspira el aire caliente y húmedo de la habitación, por lo que encenderlo es una forma fácil de deshacerse del calor de esta estancia. En cambio, aunque parece una obviedad, usar el horno en el verano solo hará que tu hogar sea más caluroso. Evita encender más electrodomésticos para cocinar y opta por recetas frías para el verano. Además, los electrodomésticos grandes emiten cantidades importantes de calor. Mejor enciende el lavavajillas, la lavadora y secadora a última hora de la tarde, cuando las temperaturas más frías compensen su rendimiento.

Muchas de las cosas que ayudan a mantener nuestro hogar más cálido en el invierno también ayudan a mantenerlo más fresco en verano. Por ejemplo, el aislamiento de puertas y ventanas reduce las facturas de la luz al mantener el aire frío adentro y el calor afuera.

Además, un deshumidificador absorberá la humedad del aire en casa y, debido a que el calor húmedo es mucho más incómodo que el calor seco, usar estos aparatos hará que el aire sea mucho más cómodo, incluso a temperaturas muy altas. Idealmente, debemos mantener la humedad interior por debajo del 60%. Además, puedes usa el agua recolectada por el humidificador para regar tus plantas.

Por último, las bombillas incandescentes desperdician aproximadamente el 90% de su energía en el calor que emiten, por lo que, si está tratando de mantener tu hogar fresco sin comprar un acondicionador de aire, los cambios pequeños, como cambiar a lámparas fluorescentes compactas, pueden enfriar tu hogar y al mismo tiempo reducir el consumo.

Sobre el autor:

Marta Vicente

Marta Vicente Carmona es Graduada en Periodismo por la Universidad Rey Juan Carlos y Máster de Marketing Digital y en Edición y Postproducción Digital. Es redactora especializada en temas de sociedad y salud y tiene experiencia como Community Manager.

… saber más sobre el autor