Cómo

¿Sabrías poner las cadenas de nieve a las ruedas de tu coche en caso de necesidad?

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Martes 4 de febrero de 2020

3 minutos

En ocasiones son indispensables para continuar circulando y colocarlas no es tan difícil como parece

¿Sabrías poner las cadenas a las ruedas de tu coche?
Mariola Báez

Foto: Bigstock

Martes 4 de febrero de 2020

4 minutos

Entre los consejos para una conducción segura en los meses más duros del invierno, la Dirección General de Tráfico (@DGTes) recuerda que es importante seguir una serie de medidas preventivas que eviten cualquier percance en carretera.

Revisar el buen estado de la mecánica del automóvil, comprobar que el sistema de alumbrado funciona correctamente, vigilar los niveles de líquido de frenos, anticongelante o aceite son algunas de las básicas, pero también en circunstancias adversas la planificación del propio trayecto es importante. En ese plan de ruta puede que sea necesario incluir unas cadenas como parte del equipamiento básico del vehículo.

¿Es obligatorio llevar cadenas de nieve en el coche?

No es un elemento que sea obligatorio portar para conducir, pero ante fenómenos adversos que ponen en riesgo una conducción segura, las autoridades pueden exigir su uso para circular. Si no las llevas, simplemente tendrás que detenerte y no podrás continuar avanzando al volante.

Si vives en una zona de montaña, donde las nevadas no son algo excepcional, puedes optar por los neumáticos de invierno en los meses más fríos del año, que garantizan una mayor adherencia frente a las placas de hielo, la lluvia o ante una nevada inesperada. Si no es el caso, pero viajas a un lugar donde puede que la nieve caiga, llevar unas cadenas por si acaso hará que disfrutes de un trayecto más tranquilo.

Poner las cadenas en caso de nieve

Conceptos básicos sobre este elemento de conducción

La mayoría de los conductores deseamos fervientemente no vernos nunca en la tesitura de tener que poner unas cadenas en un momento de total hostilidad, que incluya un frío helador, nieve, oscuridad y nuestra total ingorancia sobre cómo se deben colocar.

En primer lugar, debes saber que las hay de dos tipos: unas muy sencillas de instalar, porque son una funda que lleva en su interior un entramado o malla metálica que garantiza la adherencia; y las de toda la vida, la clásica cadena metálica que abraza toda la rueda y aporta estabilidad al vehículo. Además, antes de proceder a su colocación, es importante tener claras unas premisas básicas:

  • Si es necesario utilizar las cadenas, debes buscar un lugar apropiado donde ponerlas con total seguridad. Recuerda estacionar el vehículo en el sitio idóneo, donde no entorpezcas al resto de conductores. Señaliza conveniente con los triángulos y las luces de posición, y recuerda que siempre debes hacer la maniobra con el chaleco reflectante puesto.
  • Las cadenas han de colocarse en las ruedas motrices. Son generalmente las delanteras, pero, especialmente en vehículos 4x4, pueden ser las traseras o quizá las cuatro.
  • Es una obviedad, pero el uso de guantes es imprescindible. Te resultará mucho más difícil colocar unas cadenas con los dedos entumecidos por el frío.
  • También es importante saber que no todas las cadenas son iguales. Si vas a adquirir unas, comprueba que son las adecuadas para las dimensiones de los neumáticos que utilizas normalmente.
  • Con las cadenas puestas no se puede circular a más de 50 km/hora y, lo aconsejable es no superar los 30, siempre dependiendo de la climatología y el estado de la carretera. En cuanto entres en una zona donde la nieve haya desaparecido, debes quitarlas para no dañar las ruedas, el asfalto y las propias cadenas.
Colocar las cadenas de forma sencilla

Manos a la obra

Las que son de tela no presentan mayor dificultad. Cubren la rueda como una funda y la única precaución que debes tener en cuenta es colocarlas empezando por la parte superior. Ve ajustándola poco a poco. La manera de ponerla en la zona debajo de la rueda es haciendo que el vehículo avance apenas unos centímetros, simplemente quitando unos segundos el freno de mano.

Las clásicas metálicas son algo más complicadas, pero no tanto como creemos. Los pasos que habría que seguir son básicamente cuatro:

  1. Sácalas de su funda y extiéndelas comprobando que no están enredadas. Verás que la cadena está enganchada a un aro semi rígido. Ábrelo y quedará como un arco. Ese arco es la pieza que tienes que pasar por detrás de la rueda donde las vas a poner. Simplemente deslízalo a ras del suelo.
  2. Desde esta posición de inicio, coge ambos extremos del aro, súbelo y ciérralo. Al hacerlo, echa hacia adelante los distintos tramos de cadena que cuelgan de él. Deberán quedar distribuidos por encima del neumático.
  3. La cadena ya casi está, pero ahora falta tensarla. Para hacerlo, reparte bien los distintos tramos de eslabones y ve uniéndolos entre sí. La mayoría de los modelos se basa en un sencillo sistema de enganches.
  4. El último paso es colocar el tensor. Los hay de varios tipos, aunque los más frecuentes son los de muelles, que se enganchan por varios puntos a la cadena ya colocada y tiran de ella para que tenga la tensión correcta; o los que se sitúan en un extremo, del que deberás tirar para engancharlo en uno de los eslabones, logrando así el mismo fin, es decir, la tensión y colocación óptima.

Una vez puestas, es importante avanzar unos 100 metros y detener el vehículo para volver a tensar, porque en ese pequeño recorrido es fácil que las cadenas se aflojen. Hecha esta medida de seguridad, podrás proseguir tu camino siempre con las debidas precauciones.

Escribe tu comentario aquí 0
0

No hay comentarios ¿Te animas?