Cómo

Cómo se usa el hilo dental para conseguir una limpieza eficaz

Teresa Rey

Viernes 31 de enero de 2020

2 minutos

Lo podemos emplear como un complemento de nuestra higiene bucodental para limpiar la placa acumulada

Cómo se usa el hilo dental para conseguir una limpieza eficaz (Bigsctok)

La higiene bucodental ha de ser diaria, nos aconsejan los odontólogos, y dentro de la misma algunos recomiendan incorporar el uso de hilo o seda dental. Respecto a las veces que debemos emplear este método no hay un consenso, pero al menos una vez al día es lo que aconsejan la mayoría de los expertos. Lo que sí está claro es que el hilo dental no debe sustituir al cepillado de dientes, sino que deber ser un complemento al mismo.

Para qué sirve

Según la Asociación Dental Americana, el hilo dental ayuda a prevenir enfermedades de las encías y las caries. Al usarlo contribuimos a eliminar la placa que se va acumulando entre los dientes a consecuencia de los restos de comida. El depósito de estos restos puede ir provocando el deterioro de las piezas dentales, en concreto, de su capa exterior, dando lugar a las caries, y si las bacterias penetran en las encías, puede aparecer gingivitis.

El momento de usar el hilo dental es aquel en el que tengamos tiempo para utilizarlo de forma correcta. Se trata de escoger un instante del día para aplicarlo con tranquilidad durante al menos un par de minutos y así lograr la mayor eficacia.

Cómo usarlo

Puedes comprar hilo dental con cera o sin ella, lo que te resulte más cómodo; la primera opción permite que el hilo se deslice con más facilidad. También los hay de distinto grosor, para adaptarse mejor al espacio que hay entre los dientes de cada persona. 

  • Después de haber elegido el que más se adapte a tus necesidades, cada vez que lo uses debes cortar entre 45 y 50 centímetros y enrollarlo en los dedos pulgares de la mano manteniéndolo tirante y dejando libres unos cinco centímetros.
  • A continuación tienes que ir introduciendo el hilo entre los dientes, siempre de una forma suave, sin presionar con mucha fuerza sobre las encías para no dañarlas. El hilo ha de desplazarse en forma de “C”, para extraer bien los restos, contra la superficie lateral del diente y en ambos sentidos.
  • Para extraerlo de cada espacio interdental lo tendrás que hacer hacia arriba o hacia abajo dependiendo de dónde esté ubicada la pieza que estés limpiando.
  • Como a medida que vas introduciendo el hilo se va ensuciando, tienes que irlo desenrollando a medida que vayas avanzando.
  • Por último, si te toca, puedes cepillarte los dientes, o simplemente enjuagarlos si no es el momento de ello, para eliminar los restos que hayan quedado sueltos.
0

No hay comentarios ¿Te animas?